Encontrando el Equilibrio Zen en la Oficina

Actualidad | 24 Abril 2013

Cerramos los ojos, nos imaginamos el mar, un desierto o quizás los mismísimos Alpes Suizos. De pronto,
el sonido del teclado del escritorio de al lado nos recuerda que seguimos en la misma silla y que ni cerca
estuvimos de, si quiera, comprar el pasaje de avión. ¿Cómo volvemos al zen y al equilibrio en momentos
de movimiento y estrés?, aquí algunos consejos.

Oficinista meditando

1. 7 veces, 7 veces. La respiración de la India.

Cuando la palabra “zen” aparece, es inevitable acordarse de Budha y su innegable equilibrio. La
gente de la India sabe de balance y recomiendan un efectivo y fácil ejercicio de respiración:

Respira profundo 7 veces, solo por la nariz. En las primeras 6 respiraciones, cubre uno de
tus agujeros nasales, alternando el agujero que se cubre. Deja que el último respiro entre
por ambos agujeros de tu nariz. Este ejercicio equilibra el oxígeno que entra al cerebro,
regalándonos (y gratis) una sensación de paz que permanece. Repite este ejercicio 7 veces
durante el día.

2. Receptivos con la manos

Diversas culturas hablan de los chakras y la recepción energética a través de las manos.
Posiciona tus manos sobre tus piernas o rodillas, con las palmas apuntando hacia arriba.
Endereza tu espalda manteniendo las manos en la misma posición. Permanece así por
algunos instantes. El cuerpo se equilibra y te permite acercarte más al zen que buscamos.

Manos sujetan un bonsai

3. Si la montaña no va a Mahoma…

¿No puedes escaparte al Taj Mahal?, ¿No hay posibilidad de traer las olas del mar hasta tu
escritorio? Llénate de elementos que te entreguen paz. Una planta, por ejemplo, que precise de
un mínimo cuidado diario, te permitirá desprenderte, desconectarte y crear un lazo con otro ser
vivo, que sin duda, te entregará equilibrio en esos momentos de estrés.

Relájate, regálate un segundo de paz. Así, la productividad aumenta y tu actitud para alcanzar tus metas
se verá complementada con una sonrisa que tus compañeros de trabajo admirarán y desearán.


Etiquetas: .