Actualidad \ 27 Mayo 2013

Volviendo a la Rutina Después de un Mal Fin de Semana

Cuando el Viernes termina y el reloj marca la hora de salir, nos ponemos contentos. Suspiramos profundamente y por algún motivo que los trabajólicos no logran comprender, sonreímos.

A veces, aquel momento que tanto ansiamos llega de forma incómoda e inesperada. El fin de semana nos golpea con momentos de estrés que no nos dejan descansar ni desconectarnos lo suficiente. A veces, el fin de semana llega con una intensidad mayor de sobrecarga que la semana que recién terminó, y cuando menos lo necesitamos, el despertador vuelve a sonar para recordarnos que es Lunes.

Ahora, te mostramos algunas opciones de cómo dar vuelta la situación. Lo pasado ya está vivido, pero existen herramientas simples y simpáticas que te ayudarán a empezar la semana dejando atrás el estrés de un fin de semana difícil.

Trátate bien

Una de las primeras cosas que debes saber y aplicar, es ser amable contigo mismo. No todo es culpa tuya, existen factores externos de los que debemos desligarnos para poder entender que pese a todo, podemos sonreír. Felicítate por tus logros, por más pequeños que estos sean. Vístete con esa ropa que a ti te gusta y usa aquel perfume que, según tú, “siempre funciona”. Muy importante es saber, sin cruzar la línea de la soberbia, que eres capaz y que tienes las herramientas.

Sonríe a la fuerza

Imagina que estás en el ejército y que eres tu propio general; Siguiendo esta línea de pensamiento, párate frente al espejo y oblígate a sonreír. Genera una orden, una misión importante a seguir: Sonreír, sonreír, sonreír. No solamente estarás ejercitando entre 15 y 26 músculos faciales, sino que también te estarás regalando una pequeña inyección de optimismo… A la fuerza, pero optimismo.

Regálate momentos

¿Cuál es el café que más te gusta?, ¿Existe algún dulce o croissant que vendan camino a tu oficina y que siempre quisiste probar? Para dos minutos, regálate un instante de regocijo interno y tomate ese café que tanto querías, disfruta el sabor de ese croissant que siempre quisiste probar. Comienza el día con positivismo, felicidad y satisfacción.

Da las gracias

Agradece, saluda, sonríe. Desearle buenos días a algún extraño o a aquellos que siempre pasaste de largo te entrega una energía especial. Si ves a ese vendedor de periódicos que siempre pasaste a la rápida: Salúdalo. Cuando compres ese café con ese croissant que tanto querías: Agradécelo con amabilidad. Te lo prometemos, te va a entregar paz, felicidad y armonía para olvidarnos del estrés del fin de semana que pasó.

Comienza mirando algo divertido

Hoy, Youtube nos ofrece una multiplicidad de opciones para reír, llorar, gritar y asustarnos. Comienza la mañana mirando algún video que te cause gracia. Empieza tu semana mirando algo que hará que la sonrisa obligatoria impuesta por el “general” sea ahora una opción voluntaria y deseada.

Abraza

Abraza a tus seres queridos. Antes de salir de casa, abraza a tu pareja o a tus padres. Si vives solo, y te encuentras con alguien que conoces en el camino a trabajar, ¡Regala un abrazo! No por nada el movimiento de Free Hugs es tan exitoso alrededor del mundo. Te invitamos a crear tu propio pequeño movimiento de abrazos gratis, pero solo para quien tu quieras. No puede ser tan complejo, ¿Cierto?