Redes Sociales \ 19 Agosto 2013

Cómo los Nuevos Medios Influenciaron a los Antiguos

Hace algunas décadas, no muchas, el centro de reunión de los hogares era alrededor de la televisión. Impensable era en aquellos días la posibilidad de tener un televisor en cada cuarto y la sola idea de determinar nosotros lo que deseamos ver era una locura en sí misma. Los contenidos estaban determinados por los que manejaban el mundo detrás de la pantalla, que aún creían en la manoseada teoría de la aguja hipodérmica de Laswell.

Con la aparición y rápido crecimiento de las redes sociales y medios nuevos, la decisión pasó a las manos de quien asiste, la audiencia comenzó a tener claras exigencias y, a través de las plataformas disponibles, hicieron escuchar su voz.

La radio, los periódicos y la televisión dejaron de ser el centro de atención y comenzaron a basar sus fórmulas de comunicación en lo que escuchaban, ¿Dónde? En tus opiniones, las mías y las de todo aquel que, desde cualquier dispositivo con conectividad, quisiese decir algo relevante para ellos.

Centro de reunión

La influencia de los nuevos medios y de la individualización de la información entregada, no solo ha afectado directamente la forma en la que los medios tradicionales están comunicando, sino que también las relaciones interpersonales. Si tomamos una máquina del tiempo y viajaramos a los setentas u ochentas, nos daríamos cuenta de cuán importante era la televisión en la vida familiar.

Recibir información, o incluso sentarse alrededor de la radio a escuchar las historias del Llanero Solitario era, básicamente, una actividad familiar y de integración.

Hoy, la realidad es otra. La televisión sigue cumpliendo la misma labor informativa, sin embargo, la centralidad e importancia de la misma disminuye al momento de tener tanta variedad de pantallas disponibles al alcance de la mano.

Medición de audiencias

Si bien el famoso people meter sigue siendo utilizado en muchos de nuestros países, la validez del mismo queda de lado cuando los comentarios por Twitter se empiezan a masificar con respecto a un tema o contenido en particular. De alguna forma, es medir los resultados de dos modos: Cuantitativo y Cualitativo; bien sabemos que en toda investigación tanto los números y la dureza de la base cómo el sustento humanista y subjetivamente humanista son importantes.

El caso de Twitter y Facebook es impactante. A través de ambas plataformas, usuarios de todo el mundo pueden comentar, validar, rechazar o aplaudir cualquier tipo de contenido compartido en los medios tradicionales. Tanto es así, que todos ellos han incluído Social Feeds que permiten que se comente dentro de un marco con potencial control.

El mismo formato de los periódicos ha cambiado. Hoy, existen muchas más impresiones online que impresas. La televisión, también, ha comenzado a incursionar mucho más en el mundo virtual, ofreciendo contenidos únicos a través de internet y fidelizando seguidores con una fuerte utilización de las redes sociales todas.

Participación activa en la decisión de contenido

Parte importante de esta misma transformación es la decisión de empoderar al usuario con la posibilidad de decidir que ver y cómo verlo. Las mismas homepage de los diferentes periódicos online pueden ser modificables y personalizables acorde a los intereses de ese lector específico.

La televisión digital, tan controversial en algunos países aún, ofrece esa posibilidad también. Personalizar el contenido que se ofrece de la forma que tu mismo elijas: Sin presiones, sin obligaciones, sin agujas hipodérmicas.

A su vez, la radio ha generado tremendos cambios en cuanto al acercamiento que experimenta con los que la seguimos oyendo. Los programas están disponibles online, el acercamiento a los podcast y la multiplicidad de opciones de los mismos, la capacidad de elegir que música se pasa en la estación que tu oyes, etc.

Todo nos demuestra que los medios tradicionales están haciendo un enorme esfuerzo por, no solamente integrar a los medios nuevos en sus plataformas, sino que también acercarse a los que hizo de los nuevos un modelo tan exitoso: Personalización, individualización y extender una mano con la posibilidad de crear lo que a la persona al otro lado de la pantalla o del papel se le antoje.

Toma el poder en tus manos

Es tu turno de determinar cómo y dónde te informan. Toma esta posibilidad en tus manos y hazla tuya. Como hemos conversado en el pasado, las redes sociales nacen a partir de una exigencia ciudadana. Las personas como tú crearon su formato y modifican su uso todos los días.

Ahora, los medios tradicionales te están brindando esa posibilidad. Puedes seguir formando parte de esa transformación y dejar en ella tu toque personal. Te invitamos a ser parte de este fenómeno, a lo menos, tendrás más historias que contarles a tus nietos.