eCommerce \ 23 Octubre 2013

Cómo Promocionar tu Negocio con la Ayuda de tus Amigos

Miles de personas aseveran con fuerza que es mejor tener un millón de amigos a tener un millón de dólares. Más allá del hecho de que ambas opciones juntas sería una mezcla más conveniente, en el presente artículo te enseñamos como utilizar a tus contactos, en el buen sentido del término, para hacer de tu negocio una aventura más rentable y placentera.

Quizás al final del camino, seas capaz de alcanzar ese punto donde si tengas ambas. Para darte una mano en el proceso de cumplir esas metas, sigue estos simples consejos que te ayudarán a organizar la ruta al éxito.

Mira a tus amigos más allá de las copas que comparten cada fin de semana, obsérvalos de forma profesional y dejando atrás las historias con las que se molestan hace más de una década. Ellos, tal como tú, tienen sus áreas de expertiz y ahora, es tiempo de que destaques su preparación y profesionalismo en pro del crecimiento de tu emprendimiento.

Divídelos según área de trabajo

 

Cuando hayas hecho un análisis de las diferentes áreas de trabajo en la que tus contactos se desenvuelven, genera una lista de áreas que te puedan ser útiles. Por ejemplo, si tu emprendimiento está basado en la creación de una nueva agencia de comunicaciones, aquellos que son médicos no te serán de utilidad profesional, al menos en esta primera instancia.

Es importante manejar una red de contactos sólida y útil, por ello, el tiempo que inviertas en saber qué persona te puede ayudar en qué cosa es fundamental. No necesitas hacer un listado rápido para salir del asunto y tachar uno de los ítems del listado de cosas por hacer, sino que todo lo contrario. Recuerda que sin una red de contactos nutrida y multifacética, te será muchísimo más difícil emprender el primer vuelo, comercialmente hablando.

Contactos Secundarios. Haz que te presenten

 

Una regla matemática básica plantea que más con más da un resultado positivo (+ x + = +) y tal como lo explican algunos profesores, con un dinamismo y una pedagogía bastante social, lo explicamos nosotros acá: Los amigos de mis amigos son mis amigos.

Pídeles a tus amigos que te presenten a la gente que ellos conocen. Una gran herramienta para hacer conexiones de este tipo es LinkedIn. Ahí podrás encontrar múltiples soluciones a la duda de qué hacer cuando no conoces a alguien que te puede ser útil a nivel profesional, pero uno de tus amigos si lo conoce. (Si quieres saber cómo usar la herramienta de LinkedIn mejor, revisa este artículo que publicamos en el pasado).

No tengas miedo de pedir presentaciones. Un amigo siempre te va a ayudar a sobresalir de tormentas financieras y siempre querrá que tu emprendimiento resulte mejor. Tal como tú les presentarías a alguien que les sería útil, ellos harán lo mismo contigo. El secreto está en pedirlo sin vergüenza.

Pide Recomendaciones

 

Lo hemos repetido hasta la cansancio. Lo que los demás digan de ti es muchísimo más importante que lo que tú puedas decir de ti mismo. Por eso mismo, es trascendental que seas capaz de pedir ayuda a ellos que te conocen bien y que tienen ganas de ayudarte a crecer profesionalmente.

Esto no se trata de mentir ni está cerca de ello, por lo contrario, lo que buscamos al recomendarte esto es que seas capaz de reconocer cual de tus amigos tiene la mayor autoridad en un cierto ámbito o área profesional para que, justo en medio de ella, pueda alzar la voz y grite tu nombre cuando alguien busque una persona que haga lo que tú haces.

Debemos entender que en pedir no hay engaño y que no pierdes nada con solicitar una recomendación a una de esas personas en las que confías. Al fin y al cabo, si confiarás en sus potencialidades profesionales, tú también los recomendarías, ¿Cierto?