Diseño Web \ 22 Marzo 2016

¿Cómo Elegir La Fuente Perfecta?

¿Alguna vez te has enamorado (o has odiado) una fuente de un periódico, o de un cartel en tu ciudad? Si no eres un diseñador profesional o un aficionado de las letras, las posibilidades son pocas. Si bien no necesitas un título universitario de Historia de las Fuentes para poder crear una página web increíble, es importante que te hagas amigo de los conceptos básicos de las fuentes para que puedas tomar mejores decisiones.

En este artículo te mostramos 10 puntos que debes tomar en cuenta antes de elegir el tipo de fuente para tu página web. Como sea que respondas estas preguntas tendrá influencia en los tipos de fuentes que vas a usar y cómo lo harás.

1. ¿Cuál Es El Tono de Voz De Tu Página Web?

Digamos que estás creando un sitio para un producto o un servicio y tienes que definir su personalidad: ¿Cómo la describirías? Por ejemplo, si te interesa ser innovador, la fuente debería estar relacionada a la tecnología o tener un estilo más futurista. Si prefieres mantenerte clásico, entonces puede que te interese una fuente estilo vintage. 

2. ¿A Quién Le Estás Hablando?

La audiencia es un factor determinante a la hora de elegir los tipos de fuente. Si quieres atraer a un público que está acostumbrado, por ejemplo, a leer en papel impreso, querrás utilizar una fuente diferente a la que usarías si te estuvieras dirigiendo a un grupo de adolescentes. El color, el tamaño y el estilo deben ir de la mano con el público. Siempre.

3. ¿Qué Estás Intentando Conseguir?

¡Pregunta fundamental! Si tu sitio es una tienda online, los textos que mostrarás estarán, en su mayoría, altamente relacionados a las ventas. Por eso, la fuente deberá ser dinámica, clara e inspiradora. No deberías utilizar un Botón de Llamada a la Acción con letra que parecería ser escrita a mano.
Si tienes un blog que está basado en tus experiencias personales, entonces sí querrás elegir algo más personal e íntimo y no tan mecánico.

4. ¿Serif o Sin Serif?

Todas las preguntas anteriores puedes resumirse en una pregunta: ¿Sin serif o con serif?
En tipografía, el serif es la terminación de la letra, un estilo de decoración para que puedas ver mejor la terminación de los caracteres (como Times New Roman o Georgia).
El Sans Serif, o las también llamadas letras de palo seco, son aquellas que no cuentan con esa terminación (como Arial o Calibri).
¿Por qué necesitas saber esto? Por que esta distinción básica te puede ayudar a encontrar la fuente perfecta para tu página web. Por ejemplo, está aceptado que las letras Sans Serif  están relacionadas con un público jóven, mientras que las fuentes Serif están conectadas a textos más largos.
Las fuentes Sans Serif tienen un look más grueso, mientras que las Serif son más clásicas y refinadas.
¡Entender las diferencias entre estas dos te ayudará a tomar la decisión correcta!

5. ¿Puedes Leerlo?

La verdad de las fuentes es esta: No tienen ningún sentido si tus usuarios no pueden leer el texto. Si estás eligiendo una fuente que se ve maravillosa letra por letra, pero en un texto queda borrosa o complica la lectura, es hora de decirle adiós.
¡La legibilidad de tu página web tiene que ser la prioridad número uno!

6. ¿Tu Sitio Tiene Demasiado Texto?

Algunas fuentes, se ven absolutamente hermosas cuando están usadas para una frase corta o una introducción, pero desastrosas si intentas implementarlas en un texto largo.
No dejes que la primera impresión te convenza, si te gusta una fuente, prueba cómo luce en diferentes tipos y largos de texto.

7. ¿Puede La Misma Fuente Funcionar En Diferentes Plataformas?

El simple hecho que tu sitio se vea súper en tu computadora, no significa que suceda lo mismo en tablets o teléfonos móviles. Hoy en día, la gran mayoría de tu tráfico vendrá desde los dispositivos móviles, así que es muy importante que te fijes dos veces cómo se ven todos los elementos de diseño (y esto incluye a las fuentes). ¿Te gusta lo que ves? Fantástico ¿No estás del todo contento? ¡Haz algo!

8. ¿Qué Fuentes Van Bien Con La Tuya?

Hay una muy buena noticia: no se trata de usar siempre la misma fuente. Está perfecto combinarlas. Pero, así como no mezclas dos gustos de helado que nada tienen que ver, el mismo cuidado deberías tomar con las fuentes. Las fuentes tienen que complementarse, no arruinarse la una a la otra.

9. ¿Deberías Hacerlo Artístico?

Más allá de la funcionalidad de las fuentes, los tipos de letra también son elementos visuales hermosos que pueden llevar la estética de una página web de un lado a otro.
Presentar tipografías artísticas en una página web está genial siempre y cuando tengas cuidado con los propósitos y estilos. Si tienes un sitio de arte, entonces sí puedes darle a la tipografía un lugar artístico, ahora si tienes un sitio más tradicional, te recomendamos que lo mantengas simple.

10. ¿Cuál Es Tu Gama De Colores?

No es del todo obvio, pero los colores hacen una diferencia gigante cuando se trata de fuentes. Los textos de tu página web tienen su propio color, así como el fondo tiene su propio color también. Esta relación entre ambos se llama “contraste”, y te darás cuenta que ciertos colores van mejor con otros a medida que vayas creando tu sitio.

 

¿Quieres empezar a verte genial online? ¡Crea tu página web gratis con Wix!