• 142k
  • 31
Redes Sociales \ 20 Septiembre 2017

Los 10 errores que todo Community Manager debe evitar

El uso de redes sociales debe ser divertido, pero también productivo. Hoy en día, tan importante como tener una imponente página web para construir una sólida presencia online, es contar con al menos un canal corporativo en las redes sociales. Las redes sociales han democratizado la forma que las marcas se comunican con los usuarios, eliminando todas las barreras y haciendo posible que tanto empresas como líderes sociales llamen la atención y conecten con sus seguidores en tiempo real. Sin embargo, no todo es diversión y es importante recordar que para cada tipo de red social existen unas de reglas “no escritas” que un buen Community Manager debe seguir si no quiere irritar a sus seguidores, molestar a los clientes o incluso perder negocios.

Si te estás planteando usar las redes sociales de forma profesional, estos son algunos pequeños detalles a evitar para asegurarte que tus fans sigan siendo fans y tu negocio crezca sin problemas, aprovechando de la mejor manera el alcance y el impacto que las redes sociales ofrecen si las sabes usar.

01. “Uno para todos y todos para uno” – No adaptar el contenido a cada red social

Cada red social tiene su propio tono y estilo. Se usan con diferentes propósitos y en distintos contextos. Así sabemos que, Instagram se centra principalmente en imágenes atractivas, Twitter se basa en noticias y actualizaciones en tiempo real, mientras que Facebook invita a contar tu historia (mediante texto, imagen y/o video). También es importante recordar a quién se dirige cada una – algunas redes están más orientadas a amigos y familiares, mientras que otras como LinkedIn o Pinterest juegan un papel diferente. La regla de oro es adaptar cada contenido a la red social elegida ya que el tono, la longitud, el tipo de imágenes y la frecuencia pueden cambiar drásticamente de una a otra. ¿Conoces la “Teoría del Donut”?

Cada Red Social es diferente

02. Aprovechar modas o personajes irrelevantes

Puede que el último ganador del programa de talentos que sigue toda la nación sea el “trending topic” de hoy en las redes sociales pero, ¿de veras quieres asociar tu marca a esa persona? Por supuesto que utilizar el #hashtag o mencionar a la persona de moda te traerá avalanchas de tráfico pero, al igual que la modas, tan rápido como vienen… se van.

03. Hablar de política

Todos hemos estado alguna vez en una cena familiar en la que el marido de tu tía hace un comentario político y, lo que debía ser una pacífica reunión familiar se convierte en una batalla campal. Este ejemplo se puede trasladar fácilmente a los medios sociales, solo que ahí los efectos serán directamente proporcionales al número de seguidores de la página (que pueden llegar a ser millones). El principal objetivo de las redes sociales debería ser entretener, y no generar debate (político). Un community manager siempre tiene que tener presente que no se trata de su perfil social y, aunque pueda dar su toque personal a las publicaciones, en definitiva, está poniendo voz a una marca o compañía que se dirige a personas muy diferentes.

04. Insultar a la competencia

Ya te lo decía tu madre: “el insulto no es el camino”. Sí, es verdad que algunas redes sociales como Twitter, se prestan a divertidas peleas entre community managers pero ya lo hemos dicho, son divertidas e inofensivas. Pero de ahí a insultar o aprovechar un fallo de la competencia para sacar ventaja hay un gran trecho y no traerá beneficio alguno. Al contrario, puede ser contraproducente y provocar que no solo la competencia, sino los usuarios te controlen más de cerca para pillarte en cualquier mínimo error y gritarlo a los cuatro vientos.

05. Darle una patada al diccionario (o a la ortografía)

¿A quién no le ha pasado una mala jugada la ortografía (sin “h”)? Sin embargo, como community manager deberías tener muy presente que los canales corporativos en las redes sociales actúan como la carta de presentación de una empresa. Si la primera impresión que un usuario tiene de tu marca es un “horror” ortográfico, en el mejor de los casos no volverá, pero también puedes ser victima de algún meme viral.

06. Saturar a tus seguidores con publicaciones (over-posting)

Publicar compulsivamente todos los siete días de la semana, las 24h del día no es sano y tampoco le hará ningún bien a tu presencia ni a tu credibilidad online. Más que un gurú de las redes sociales serás considerado un “spammer” (acosador), y piensa que si esto fuera la vida real ¡estaría penado por la ley!

No existe una regla escrita sobre cuál es la cantidad óptima de publicaciones al día, lo que sí sabemos es que nadie quiere tener su pantalla a punto de explotar por las notificaciones de una de las páginas que sigue. Como todo en la vida, el balance es la clave.

Saturación de notificaciones

07. Tratar de esconder las críticas

Dicen que incluso cuando hablan mal de tu marca, te están haciendo publicidad. Las críticas sirven para aprender y ayudan a mejorar. Un buen community manager no solo debería aceptarlas con deportividad sino reaccionar a ellas de forma inteligente. Contestar a los comentarios menos agradables es tan importante como responder a halagos. Borrarlos solo te traerá dolores de cabeza. ¡Creeme!

08. Olvidar los valores de marca y el tono

Un community manager viene a ser el portavoz digital de una marca o compañía. Él más que nadie debe respirar la filosofía y lo valores de empresa. Del mismo modo que los colores de los logotipos que las compañías eligen están relacionados con los valores que quieren transmitir, el tono de las conversaciones y publicaciones en redes sociales debería estar en concordancia con los valores corporativos. Una compañía digital debería usar un tono más divertido y juvenil pues venden modernidad.

09. No hacer caso a los comentarios o interacciones de los usuarios

Una vez que la comunidad está funcionando con éxito y en continuo crecimiento, podemos tender a relajarnos un poco. A pesar de estar seguros de la fidelidad de nuestros seguidores, un community manager nunca debe bajar la guardia y olvidar la tarea más importante: la atención a los miembros y la interacción. A medida que la comunidad madura, el vínculo entre los usuarios más fieles y el community manager que la administra tiende a reforzarse pero esto no quita seguir todos los comentarios y reacciones que tiene cada publicación para así poder ofrecer el tipo de contenido que los miembros están esperando y que a tí te reportará cada vez más y mejores reacciones.

10. Cantidad vs. Calidad – comprar “Likes” y seguidores falsos

Sabemos que uno de los principales objetivos de un community manager es hacer crecer la comunidad (de hecho puede que sea una de las principales razones de aparición de la figura del Community Manager como profesión). Pero conseguir seguidores o pulgares arriba y corazones a toda costa no debería ser la forma de crecer. Comprar seguidores o sobrepasarse con el contenido viral puede generar una avalancha de “likes” pero, ¿estás seguro de poder convertirlos en seguidores fieles o potenciales clientes? Una comunidad más pequeña, leal e interactiva es diez veces más útil que una gigante, en la que nadie participa de forma continuada ni se identifica con tu marca. Si quieres conocer algunas formas lícitas de conseguir más reacciones en redes sociales lee nuestro artículo 5 Maneras Infalibles De Conseguir Más Me Gusta En Facebook.

¿Preparado para conquistar el mundo online? ¡Crea tu increíble página web con Wix!

Publicado por Equipo Wix

Bienvenido al

Únete al Blog de Wix ¡Para estar al tanto de novedades!

Hmmm, that's not a valid email address.

Hmmm, that's not a valid email address. Email already exists

Hmmm, that's not a valid email address. Invalid email

¡Suscríbete al Blog! \ 

Diseño web, tendencias, consejos para
emprendedores ¡y todas las novedades sobre Wix!

Hmmm, that's not a valid email address.

Hmmm, that's not a valid email address. Email already exists

Hmmm, that's not a valid email address. Invalid email