Los 8 Pecados Capitales de los Blogueros


Como ya sabes, con Wix puedes crear un blog increíble con mucha facilidad . Independientemente de que pueda ser una pasión o un pasatiempo, un blog puede ayudarte a mejorar la visibilidad de tu página de manera considerable, a posicionarte como especialista en tu área y a interactuar con tus clientes. Ahora que conoces las ventajas, ¡vale la pena el esfuerzo! ¿no? Si aún no estás muy convencido, aquí te contamos más a fondo de cómo un blog puede ayudar a tu negocio.

Puede que ya hayas empezado escribir un blog y que hasta tengas un banco de ideas para preparar próximos artículos pero ¡CUIDADO! Hay algunos “pecados” en los que todos nosotros – de una manera u otra – podemos caer cuando se trata de “bloguear”. Para evitarte males mayores, hemos reunido algunos de los errores más comunes que se comenten en los blogs y algunos consejos útiles para evitarlos.


1. Escribir por escribir


El pago por palabra es el método estándar de pago para muchos traductores o escritores freelance, pero cuando se trata de tu propio blog, la cantidad no siempre se traduce en calidad. Es importante tener en cuenta que uno de los principales objetivos de tu blog es proporcionar información valiosa a tus lectores. No escribas para llenar el espacio, sino más bien para aportar valor.

Uno de los principales objetivos de tu blog es proporcionar información valiosa a sus lectores.

Un artículo de blog de calidad debe ser preciso. Si puedes explicar tus ideas con claridad en 200 palabras, no hay necesidad de estirar el artículo hasta convertirlo en una pequeña novela. Por otro lado, la mayoría de nosotros tenemos una tendencia inherente a hablar (en el caso de la web, a escribir) sobre nosotros mismos. Dar un toque personal a tus escritos es incluso recomendable, pero no caigas en el error de tornar cada artículo en una autobiografía.Ten presente al lector o, en otras palabras: Amarás a tu lector como a ti mismo – y más aún.


2. Contentarse con el primer título que te ocurre


El título es la puerta de entrada a tu artículo. Debe ser corto, compatible en longitud con la pantalla del móvil y, sobre todo, atraer la atención del público. Como sabes, lo más probable es que tu contenido tenga que competir por captar la atención de los lectores con mil y un artículos que hablan de cosas tan banales como ¡gatos voladores! No le restes valor a tu artículo con un título aburrido, pero tampoco se trata de crear el equivalente virtual a un letrero de neón. En el equilibrio está la clave.

El título es la puerta de entrada a tu artículo. Debe ser corto, compatible con el móvil y atraer la atención.

El título debe ser un “todoterreno”: debe ser explicativo, atractivo y corto, pero sin olvidar al “tío Google”. Una fórmula para crear el “título de oro” que puede ser utilizado una y otra vez es la siguiente:

Por ejemplo, si tienes un blog de comida y acaba de escribir la guía definitiva para preparar las mejores pizzas, tu título no debería ser “Recetas de pizza para todos”, sino más bien “Cómo hacer una deliciosa pizza que tus invitados siempre recordarán”.

3. Saltarse la introducción


¿Conoces esas canciones pegadizas que se graban en tu cabeza desde que suenan los primeros acordes? Aunque no lo creas, podemos aprender mucho de este tipo de canciones pero, la lección más importante es que tu contenido debe captar la atención de tus lectores desde el principio. La introducción, es decir, las primeras palabras que escribes, son tu primera y única oportunidad para marcar el tono y anticipar el enfoque del artículo.

Haz que tus lectores se apasionen por tu contenido desde el principio.

Los usuarios de Internet no dan segundas oportunidades a nadie: leen rápido y deciden más rápido aún si el contenido que tienen ante sus ojos vale el tiempo que van a invertir en su lectura.


4. Subestimar o sobreestimar al lector


A menos que tu blog sea sobre reseñas académicas de física cuántica, es mejor mantener el contenido bien sencillo. Sólo los blogs dirigidos a nichos muy específicos pueden permitirse usar un lenguaje más intelectual y términos técnicos sin provocar que los subscriptores salgan huyendo.

El contenido debe ser cuanto más simple, mejor.

Por otro lado, tus lectores tampoco están buscando un contenido pesado que leer para poder conciliar el sueño en noches de insomnio. Piensa que si eligieron leer tu blog es porque son lectores inteligentes y con buen gusto. Trátalos con respeto. ¿La regla de oro? ¡Fácil!: Escribir como un humano. Imagínate que estás hablando con un compañero de trabajo, un amigo o un familiar (tu sobrino de 2 años no cuenta para este ejemplo).


5. Olvidar los “enlaces”


Imagina que tu artículo de blog es una isla en medio del océano. Cada hipervínculo que agregas al texto es como un puente que tiendes hacia el continente más cercano. Los enlaces son tu conexión con el mundo exterior. Ayudan a mejorar el posicionamiento de SEO, mejoran tu usabilidad y te permiten dar crédito a otras fuentes por la valiosa contribución a tu interesante artículo.

Los hipervínculos son tu conexión con el mundo exterior.

El público en Internet está acostumbrado a una lectura interactiva – saltando de una página a otra y siguiendo notas a pie de página interesantes. La experiencia de usuario proporcionada por tu artículo de blog no debería ser diferente.



6. Publicar sin leer el texto (dos o tres veces)


Los errores ortográficos son una forma excelente de hacer ver a tus lectores que no los tomas en serio. Equivocarse es humano; el uso del corrector ortográfico es divino. Con las herramientas modernas, es imperdonable y muy poco profesional publicar contenido con errores de ortografía. No dejes que una “h” puesta en el lugar incorrecto destruya tu reputación.

Equivocarse es humano; el uso del corrector ortográfico es divino.

¿No consigues concentrarte delante de una pantalla?¡No hay excusas!. Envía el texto a un amigo o compañero que pueda echarle un vistazo – cuatro ojos ven más que dos.


7. No formatear bien el artículo


Cuando la gente llega a un blog, su decisión de leer un artículo depende en gran parte de la apariencia del texto. No estamos hablando de adornos sino más bien de formato; espaciado, sangría, títulos y subtítulos bien diferenciados del cuerpo del escrito, etc.

Cuando las personas analizan una página, primero echan un vistazo rápido (la mayoría de las veces este vistazo se echa en forma de “F”). Nadie empezará a leer un artículo si observa que hay un párrafo de más de 400 palabras. Dividir el texto en párrafos simples que incluyen títulos claros e imágenes ayudará a los lectores a tener una noción general de tu artículo para así decidir si se quedan o no a leerlo hasta el final.

Cuando la gente llega a un blog, su decisión de leer un artículo depende en gran parte de la apariencia del texto.

Concluyendo, pónselo fácil a tu público:

  • Divide el texto en varios párrafos.

  • Incluye subtítulos.

  • Añade tablas, cuadros y gráficos.

  • Incluye fotos e ilustraciones.

  • Utiliza la negrita o la cursiva para enfatizar partes de su texto.

8. No compartir


Compartir es vivir. La gente no va a tener una alarma a la hora que publicas tu artículo semanal para ir a tu blog a leerlo. Y mucho menos van a buscarlo en la red. Incluso si tu número de lectores es bajo, debes promover tu blog. La barra de iconos sociales situada en la parte inferior de la página no están ahí de adorno. ¡Utilízala!

Comparte tu blog en todas tus redes sociales y por todos los canales que se te ocurran, pero trata de evitar los errores más comunes que se cometen en las redes sociales . Quizás éste sea por fin el momento de abrirte una cuenta en LinkedIn y otras plataformas sociales para atraer nuevos lectores. Otra práctica muy efectiva es enviar un newsletter cada vez que publiques un artículo. Además, no hay nada malo en pedir a tu abuela y sus compañeras de canasta que compartan tu blog entre sus amistades y las amistades de sus nietos. 😃

Comparte tu blog a través de todos los canales posibles

¿Listo para compartir tus escritos con el público general? ¡Crea un blog con Wix!


Publicado por Equipo Wix


#CómoCrearunBlogconWix #ConsejosparaBlogueros #ConsejosparaPequeñasEmpresas

es03.png