Teletrabajo: 6 consejos para trabajar a distancia y ser eficientes



Los avances tecnológicos traen consigo avances en muchos aspectos. Gracias a las nuevas tecnologías la sociedad está avanzando a pasos agigantados y lo que antes era impensable ahora es posible. Entre estos cambios se encuentra el teletrabajo. Ya sea por cuestiones de conciliación familiar o para evitar el tedioso tiempo muerto en los atascos, muchas compañías ya permiten a sus empleados trabajar desde casa o desde el café de la esquina.


El teletrabajo, o trabajo a distancia, permite a cualquier persona realizar su trabajo desde cualquier lado (normalmente su casa), gracias a los sistemas de telecomunicación. En los últimos 15 años, el número de empleados que trabajan desde casa ha aumentado en casi un 150%. Al final de esta década, aproximadamente tres cuartas partes de todas las empresas estadounidenses emplearán “teletrabajadores”. Esto no quiere decir que en el futuro trabajar remoto sea la opción más común, pero tener esta flexibilidad favorece la motivación y el desempeño de los empleados.


Esta tendencia es más tangible en empresas de alta tecnología u orientadas al mundo online como agencias de marketing digital o creación de páginas web. Sin embargo, son muchas las empresas que estos días han decidido aplica este nuevo formato de trabajo desde casa. Si trabajas en una de estas empresas, aquí encontrarás los 6 consejos básicos del teletrabajo:


  1. Pon a punto tus herramientas de comunicación

  2. Crea un espacio de trabajo

  3. Maneja bien tus tiempos

  4. Sincroniza a menudo con el resto del equipo

  5. Establece objetivos claros

  6. Tómate tus descansos



1. Pon a punto tus herramientas de comunicación


Como dijimos al comienzo de este artículo: el teletrabajo es posible gracias a las telecomunicaciones. Por tanto, el primer paso será hacer una lista de los programas informáticos que necesitarás para mantenerte en contacto con tu equipo. Existen muchas herramientas de comunicación y de gestión de proyectos online, sólo tienes que informarte bien de las características de cada una y elegir la correcta para cada tipo de interacción. Por ejemplo, puedes usar el chat de Hangout si sólo tienes una breve pregunta o quieres compartir un archivo. Si necesitas compartir tu pantalla para hacer alguna presentación a tu equipo o discutir un tema importante, lo mejor es programar una videollamada con una herramienta como BlueJeans. Si se trata de compartir información o resumir una reunión, el email es la mejor opción.


Para la gestión de proyectos también existen multitud de herramientas que facilitan el teletrabajo, pero aquí también dependerá del equipo de trabajo elegir la que mejor se adecúe a sus necesidades. En Wix, utilizamos Trello, Jira, Monday o Asana. Cualquiera que sean tus necesidades y funciones dentro de la empresa, ten a punto todos los sistemas de comunicación desde el principio.



2. Crea un espacio de trabajo


Si tu idea de teletrabajo es trabajar desde la cama en pijama todos los días, te recomendamos cambiar el chip y el enfoque. Trabajar de casa no es tan fácil y cómodo como parece. Para cumplir con todas tus obligaciones y ser tan productivo y eficiente como en la oficina necesitas un espacio de trabajo. Elige alguna esquina de tu casa cerca de una ventana (la iluminación natural es importante) y arma tu escritorio de trabajo ideal. Solo necesitas una mesa, una silla cómoda y algo de decoración.



3. Maneja bien tus tiempos


Trabajar desde casa no significa que tienes todo el día para cumplir con tus funciones. Si bien esta forma de trabajo remota otorga más flexibilidad a la hora de emplear el tiempo, también puedes distraerte fácilmente. Por tu bien, te recomendamos fijar un horario de oficina. Anota todo lo que planeas hacer cada día y asigna un espacio de tiempo a cada tarea.


El tema se complica cuando parte de tu equipo se encuentra en otro país o zona horaria diferente. Ten en cuenta estos factores a la hora de planear tu día. La diferencia de horarios puede complicar el ritmo de trabajo cuando se trata de coordinar llamadas, ponerse al día o cumplir con los plazos. Por otro lado, siempre tendrás momentos tranquilos para concentrarte porque tus colegas aún no están en la oficina o ya se han ido. Planea bien y no esperes hasta último momento para recibir feedback de tus compañeros remotos o avanzar en algún proyecto conjunto.



4. Sincroniza a menudo con el resto del equipo


Cuando no se interactúa cara a cara con el equipo, puede ser fácil “dejar cosas en el tintero”. Puede que se te pase por alto poner a alguien de tu equipo al tanto de alguna novedad o viceversa. Para evitar esto, sé proactivo y comunícate con tus colegas diariamente, tal como lo harías en la oficina. Incluso si crees que un asunto no es urgente, no está de más levantar un teléfono o iniciar un chat para comentarlo con el miembro del equipo relevante.


Otra buena una buena práctica para tener todos los proyectos al día y cumplir con las fechas límite es agendar una videollamada semanal o quincenal con el resto de compañeros de equipo para sincronizar los proyectos en marcha y entender cómo evoluciona cada uno. Un consejo para agilizar el proceso y que la reunión resulte productiva es preparar de antemano todo los temas que quieres tocar en la reunión y enviarlos por mail a los participante para así ir directo al grano.



5. Establece objetivos claros


Asegúrate de que tanto tú como tus jefes y tus colegas estáis alineados en cuáles son vuestras tareas y objetivos. Es importante desarrollar procesos de trabajo sólidos que tengan en cuenta el hecho de que no podéis sentaros a intercambiar ideas espontáneamente. Si antes de empezar cualquier proyecto es importante marcar objetivos claros, en el caso del teletrabajo esto se torna fundamental.


Nuestro consejo para cumplir estos objetivos es establecer un cronograma y tener por escrito los procesos y lo que se espera de cada miembro del equipo en cada etapa del proyecto. Un consejo adicional es que después de cada llamada o reunión, alguien del equipo envíe un resumen de lo hablado por email para que todos entiendan lo que se espera de ellos y qué tareas deben completarse antes de la siguiente puesta al día.



6. Tómate tus descansos


Por último, pero no menos importante, ¡no todo es trabajo en la vida!. Trabajar desde casa puede resultar muy monótono. Para evitar caer en el aburrimiento o en el cansancio, haz pausas a lo largo del día. Tómate una hora para comer y aprovéchala para socializar. Aquí la flexibilidad juega a tu favor. Puedes elegir a qué hora salir a comer, dónde y con quién. También puedes aprovechar para darte una escapada al gimnasio en medio del día o hacer esos recados que nunca tienes tiempo para hacer.


Sin embargo, si bien tomarse varios descansos al día es importante, también es importante evitar las distracciones. Al trabajar desde casa, es muy fácil aprovechar esas pausas para hacer cosas en la casa (poner la lavadora, ordenar el salón, lavar los platos de la noche anterior…) y terminar distrayéndose. Pon una alarma en tu celular o computadora para volver de la pausa a tiempo.


El teletrabajo no es fácil, incluso en una empresa internacional como Wix, donde tenemos acceso a las más avanzadas tecnologías de comunicación. En ocasiones, puede resultar un trabajo solitario e impredecible. Por eso es esencial establecer las mejores prácticas para priorizar, comunicar y completar tareas. Esto te ayudará a mantener una relación consistente y transparente con tu equipo,a la vez que te permitirá tener una imagen global de los proyectos en los que estás involucrado.



Publicado por Equipo Wix



es03.png