¿Cuánto cuesta un dominio web?



Gracias a Internet, tu negocio no tiene fronteras. Hoy en día, no importa donde vivas puedes vender tus productos y servicios en casi cualquier rincón del planeta. Pero para conseguirlo, necesitas algo así como un centro de operaciones u oficina central virtual. ¿Cómo conseguirlo? Creando una página web profesional que tenga todas las funcionalidades para poder manejar tu negocio. Y como toda oficina, necesitas una dirección para tu página. Hablamos de tu nombre de dominio, la dirección con la que tu público te encontrará online. Es, por así decirlo, tu "parcela personal" en Internet. Y un buen nombre de dominio puede ser decisivo para el éxito de tu negocio pero, ¿cuánto vale un dominio web?


Tu negocio no será lo único que se beneficie de las ventajas de Internet. También es importante que tu identidad visual guarde cierta coherencia con tus esfuerzos de comunicación online. En otras palabras, tu página web debe ser reconocible en todos tus canales de marketing online y offline: redes sociales, logotipo, envases o tarjetas de negocio.


Y aquí es donde entra en escena tu nombre de dominio. Además de ayudar a que los visitantes (y clientes potenciales) te encuentren más fácilmente, también indica que posees una dirección en Internet, y eso fortalece la imagen y confianza en tu negocio.

Pero, ¿qué debes tener en cuenta antes de comprar un dominio web? En esta guía te lo contamos todo, desde qué es un dominio y la importancia de personalizarlo hasta cómo encontrar una empresa registradora de dominios y cuánto pagar por él.



¿Qué es un dominio web?


Si tu página web fuera una casa, tu dominio sería su dirección. Para ser más exactos, cada página web tiene asociada una dirección IP única. Pero como se expresa con una serie de números y puntos, resulta difícil de recordar y teclear. Por eso se crearon los nombres de dominio, que no son más que etiquetas legibles conectadas a la dirección IP de una página web. Todos los dominios se "hospedan" en el Sistema de Nombres de Dominios (DNS, en sus siglas en inglés), un sistema cuya función es traducir los nombres de dominio en direcciones IP.


Ejemplo: Si quisieras acceder a nuestra plataforma web, podrías usar nuestro dominio: Wix.com o nuestra dirección IP: 185.230.63.164. En ambos casos llegarías a la misma página.



¿Por qué es importante tener tu propio dominio web?


  • Tu página web es la primera impresión que transmites en Internet. Un dominio personalizado transmite una imagen profesional e inspira confianza en tus clientes.

  • Ayuda a que tu página web sea más fácil de encontrar, ya que un nombre de dominio es más fácil de memorizar que la serie de números y puntos de la dirección IP. Y si cambias de alojamiento web (ver más adelante), podrás conservar el mismo nombre de dominio para mantener constante tu presencia online.

  • Comprar un dominio web es un paso imprescindible si quieres tener tu propia dirección de correo profesional (con el nombre de tu negocio después de ‘@’).

  • Desde un punto de vista de SEO, el nombre de tu dominio le indica a Google de qué trata tu página web. De esta manera, mejoras su posicionamiento en los buscadores.

Todos estos factores contribuyen a tu visibilidad online, o dicho en otras palabras: tendrás más oportunidades de negocio y, por tanto, más ventas. Por ese motivo, registrar tu dominio web es un paso esencial a la hora de crear tu página web profesional.



Tipos de dominios


La estructura del 'nombre de dominio' está compuesta de dos partes: el propio nombre (Dominio de Segundo Nivel) y la extensión (Dominio de Nivel Superior). Es importante que lo entiendas para que no hagas un registro erróneo. A diferencia del español, los dominios se leen de derecha a izquierda. Por eso la sección del 'Nivel Superior' es lo último que aparece en tu URL.


Dominio de Segundo Nivel (SLD): Es el 'nombre' de tu dominio. Tu SLD sirve para identificar tu página web y debería evocar tus servicios o productos. Si tomamos como ejemplo el dominio wix.com, el SLD sería wix.


Dominio de Nivel Superior (TLD): Es el último segmento del nombre de dominio, justo después del último 'punto' de tu URL. Los TLDs más comunes en Internet son '.com', '.net', '.edu' y '.org'. Los principales grupos de TLDs que las empresas y particulares pueden comprar son estos:


  • Dominios de Nivel Superior Genéricos (gTLD): Son las extensiones más comunes como '.com' y '.org'. Con el aumento de la demanda también lo ha hecho la oferta de gTLDs (más de mil), y actualmente se ofrecen extensiones como '.design', '.biz' o '.guru'. Puedes registrar estas extensiones libremente, aunque para algunas como '.name' o '.pro' es necesario cumplir con ciertos requisitos.

  • Dominios de Nivel Superior de Código de País (ccTLD): Estas extensiones asocian una página web a un país específico. Por ejemplo, para dominios México: '.mx', para dominios España: '.es', y para dominios Colombia: '.co'.


Probablemente hayas oído hablar el término 'URL'. Se trata del acrónimo en inglés de Uniform Resource Locator (Localizador de Recursos Uniforme) y es lo que te permite visualizar los recursos que contiene una página (textos, imágenes, videos, etc.). Está compuesto, de izquierda a derecha, de los siguientes elementos:


El protocolo de transferencia (HTTPs o HTTP) + El prefijo 'www.' + El dominio (SLD) + La extensión (TLD) + Las carpetas y directorios (todas y cada una de las páginas de la página web).




¿Qué es el alojamiento web?


Para tener una página web completamente profesional no solo necesitas un nombre de dominio, también un alojamiento web (hosting). Se trata del servicio que ofrece una compañía para alojar tu página web en un servidor web. Gracias al alojamiento web, tu página web será visible desde cualquier rincón de Internet. Es decir, que será accesible y visible cada vez que alguien teclee tu dirección en su navegador.

La mayoría de las plataformas de creación de páginas web te cobran un precio por alojar tu página web y otro por registrar dominio y conectarlo a la página. Algunas empresas ofrecen paquetes flexibles, como Wix. La ventaja de Wix es que, como usuario, disfrutas de alojamiento web gratis desde el mismo instante en que haces clic en el botón 'Publicar' y, además, indefinidamente. Y lo de mejor de todo es que al publicar tu página web con Wix, tu contenido queda almacenado en servidores web totalmente seguros ubicados en todo el mundo para que tus visitantes accedan a tu página web de forma rápida y segura.



Cómo elegir un buen nombre de dominio


Una vez explicados los conceptos básicos, es hora de explicar las claves de un buen nombre para un dominio. Para acertar y tener éxito, debe ser:


Simple: Tiene que ser lo suficientemente sencillo para que las personas puedan pronunciarlo, deletrearlo y memorizarlo.


Corto: Porque cuanto más largo sea, más difícil será que los visitantes puedan recordarlo.


Distintivo: Tu dominio debe incorporar el nombre de tu empresa o negocio, o al menos evocarlo. Esto ayudará a que tu página web sea inmediatamente reconocible y coherente con otros elementos de tu marca.


Amigo de Google: El nombre de tu dominio es una de las primeras cosas que analiza Google para posicionar tu página web. Así que no descartes la posibilidad de incorporar palabras clave que describan tu negocio. Por ejemplo, podrías incluir tu tipo de negocio en tu nombre de dominio (JuanRuizFotografo.com), o incluso tu ubicación geográfica (JuanRuizMadrid.com) si lo que quieres es captar clientes mediante SEO local.


¿Te interesa saber más? Existen muchos factores a tener en cuenta a la hora de elegir tu dirección en Internet. Para echarte una mano, puedes consultar esta guía útil sobre cómo elegir el mejor nombre de dominio para tu página web.





¿Cómo puedo saber si está disponible el dominio que quiero?


¡Muy fácil! Puedes comprobar la disponibilidad de tu nombre usando un buscador de dominios libres, como el de Wix.com. Te explicamos cómo: elige un servicio para comprobar dominios - te recomendamos que elijas el potente buscador de dominios libres de Wix con el que puedes buscar gratis tantas opciones como quieras. Si lo prefieres, puedes usar uno de los muchos generadores de dominios que existen en Internet. Cuando lo tengas decidido, elige una extensión y podrás comprar tu dominio usando un registrador de dominios como el de Wix.com.


¿Y si no está disponible el nombre de dominio de tus sueños? No te preocupes. Lo más probable es que tu deseado dominio esté disponible pero bajo una extensión diferente (TLD). Puedes jugar haciendo variaciones de tu nombre, usar una versión abreviada, o incluso agregar una palabra clave asociada a tu profesión o ubicación geográfica. En cualquier caso, si necesitas ideas para encontrar un nombre de dominio, en Internet hay multitud de herramientas gratuitas que te ayudarán a dar en el clavo.



Cómo comprar un dominio web


Antes de sacar tu tarjeta de crédito, es importante que entiendas por qué necesitas registrar un dominio. Tu dominio será, como indicamos antes, tu parcela personal en Internet y, como tal, su registro debe pasar por la entidad central de gestión de dominios: La ICANN, (Corporación de Internet para la Asignación de Nombres y Números, en español).


Para tal propósito, es necesario que compres tu dominio a través de una empresa registradora certificada, la cual está autorizada a registrar el dominio en tu nombre en la ICANN. De esta forma, tu empresa registradora te garantiza el correcto registro y protección de tu nombre de dominio. Además, también será la responsable de gestionar tu dominio y de informarte de su renovación mensual o anual.


Como la empresa registradora que elijas será la responsable de gestionar tu dominio, es muy importante que compruebes su reputación. Existen muchas empresas registradoras en el mercado, pero no todas ofrecen el servicio con las mismas condiciones. Algunas incluso te cobran cargos extra (por gestión, renovación, etc.) que hacen que comprar un dominio sea más caro de lo normal. Te recomendamos que elijas una empresa registradora de confianza que sea totalmente transparente en sus precios de dominio y condiciones.


Nuestro consejo es que elijas una que también ofrezca alojamiento web para que tu página web y dominio están gestionados bajo el mismo paraguas. De esta forma, centralizas toda tu página web en un solo sitio. Wix es una de las opciones favorita de miles de particulares y empresas de todo el mundo, de hecho, más de 150 millones de clientes confían en sus servicios.


Wix proporciona a todos sus usuarios un certificado SSL y tiene el orgullo de ser uno de los patrocinadores de la iniciativa Let’s Encrypt que se dedica a difundir el protocolo HTTPS por todo el mundo. Con Wix puedes crear tu página web gratis con dominio y recibir 500 MB de almacenamiento para tu contenido y otros 500 MB de ancho de banda totalmente gratis. Y por supuesto, también tienes disponibles planes Premium para cualquier necesidad.



¿Cuánto cuesta un dominio web?


El precio del dominio dependerá, en gran medida, de varios factores como los siguientes:


La extensión del dominio: '.com' y '.org' son generalmente más caros que '.mx' o '.es' para el mismo dominio.


El lugar donde compras tu dominio: No todas las empresas registradoras tienen los mismos precios, y eso sin mencionar los cargos asociados al servicio de reventa de dominios.


La duración del registro: Asegurar el nombre de tu dominio por un año o más influye en el precio final.


La popularidad de tus palabras clave: No todas las palabras cuestan lo mismo. Por ejemplo, 'Hotels.com' se vendió por nada menos que 11 millones de dólares en 2011 engrosando así la lista de los dominios por los que más dinero se ha pagado.


Protección de la privacidad: Todos los propietarios de un dominio están obligados a compartir su nombre e información de contacto con la ICANN, que los hace públicos. Si quieres conservar el anonimato, la privacidad del dominio te permite sustituir tu información privada con la de la empresa registradora.


Teniendo en cuenta todos estos factores, algunos usuarios tendrán que pagar un precio más alto para comprar dominio, bien porque el mercado es muy competitivo, bien porque el dominio en cuestión está muy demandado.


Hacer una reserva de dominio no es caro, para la mayoría de nombres de dominio no deberías pagar más de 20$ al año. Si el precio es mayor, tendrás que valorar los pros y contras para tu negocio de pagar ese precio. Lo que sí puede serte útil es hacerte esta pregunta: '¿Cuánto me costaría no tener el dominio adecuado?'. No obtener la visibilidad, reputación, tráfico orgánico y ventas que se consiguen por tener un dominio adecuado podría justificar el pago de un precio más alto.


Consejo profesional: Con la mayoría de los planes Premium de Wix puedes registrar un dominio gratis durante el primer año. ¿Te interesa? Infórmate de los planes de Wix y sus promociones de dominio y elige el que mejor se adapte a ti.



Reventa de dominios


Si tu dominio ya tiene propietario pero quieres que sea tuyo, puedes comprarlo en el mercado de reventa. La reventa de dominios ya registrados se ha convertido en una auténtica industria con páginas de subastas y agentes especializados que te ahorran la molestia de localizar el actual propietario de un dominio.


Procura ser muy cauto en el mundo de la reventa de dominios porque, lamentablemente, hay muchas estafas. Es preferible que seas consciente de esto y tomes las precauciones necesarias antes de comprar un dominio de un vendedor particular. No caigas en la trampa de aquellos que venden servicios o productos que parecen ser 'demasiado buenos para ser verdad'.


Ten en cuenta también que, al tratarse de un mercado muy lucrativo, los precios pueden estar inflados y alcanzar fácilmente cifras de entre 1000$ y 3000$. Comprar un dominio en el mercado de reventa requiere más tiempo porque es un proceso que puede hacerse interminable. Solo piensa en el esfuerzo que exige localizar al propietario y contactarlo, y el tiempo que se consume en las negociaciones para cerrar un acuerdo.


Si eliges esta opción, estos son los pasos a seguir para comprar un dominio ya registrado:


  1. Primero tendrás que identificar al propietario del nombre del dominio. Puedes usar el servicio de WHOis para encontrar la información pertinente. Lo habitual es obtener el nombre, correo electrónico y número de teléfono del propietario del dominio. Sin embargo, hay casos en los que la información del propietario es privada, especialmente cuando se acoge a la nueva regulación del RGPD que rige en toda Europa, lo que hace necesario recurrir a un agente especializado.

  2. Si obtienes esa información, contacta al propietario del dominio. Puedes enviarle un correo electrónico explicando tu interés. Aquí también deberías preguntar si el dominio está en venta, y si lo está, hacer una primera oferta para empezar a negociar.

  3. Si el propietario accede a vender el dominio, tendrás que negociar bastante hasta fijar el precio final. Antes de hacer una oferta es conveniente que tengas claro cuánto estas dispuesto a pagar. De esta forma sabrás cuál es tu límite antes de que la negociación avance lo suficiente como para que no haya vuelta atrás.

  4. Cuando ambas partes lleguen a un acuerdo, llega el momento de pagar. Para estar totalmente protegido, lo ideal es usar una aplicación de pago como Escrow.com para facilitar el pago (no olvides incluir también en tu presupuesto la comisión de este servicio). De esta manera, vendedor y comprador están protegidos sabiendo que el pago llegará de una fuente de confianza. Una vez transferido el dominio, Escrow autoriza la transferencia del dinero.

¿Listo para registrar tu nuevo dominio? ¡Compra y conecta tu dominio web con Wix ahora mismo!



Publicado por Equipo Wix


es03.png