top of page

Copiado

Qué es el DNS: así funciona el sistema de nombres de dominio


que es el DNS

El mundo de Internet se caracteriza por nombres de páginas web atractivos y fáciles de recordar que nos facilitan el acceso a la información y los servicios en la red. Pero hay un complicado sistema detrás de escena que se encarga de que no tengamos que lidiar con números confusos y podamos utilizar en su lugar esos nombres fáciles. 

Este proceso es posible gracias al sistema de nombres de dominio o conocido por sus siglas DNS.


En este artículo te explicamos qué es exactamente el DNS, cómo surgió y cómo funciona. ¿Por qué es esto importante? Porque si quieres crear una página web y encontrar un nombre de dominio, es útil saber un poco más sobre cómo funciona la libreta de direcciones de Internet.






1. Qué es el DNS


DNS es la sigla de Domain Name System (sistema de nombres de dominio). Puede considerarse una especie de libreta de direcciones de Internet. En primer lugar, traduce las direcciones IP comprensibles para una computadora a nombres de páginas web legibles para el ser humano, lo que nos permite utilizar nombres de dominio fáciles de recordar, como “Wix.com”, para acceder a páginas web sin tener que lidiar con largas cadenas de números. 


En realidad, una dirección IP (protocolo de Internet) típica tiene este aspecto:

192.158.1.38. Cada dominio se almacena en forma de dirección IP en un servidor del sistema de nombres de dominio (DNS). El DNS nos ayuda a orientarnos en Internet porque, si tuviéramos que introducir esa secuencia de números cada vez que queremos acceder a una página web en nuestro navegador, Internet tendría un aspecto completamente distinto al que conocemos hoy. No solo sería mucho más frustrante, sino que también sería mucho más difícil para las empresas y marcas destacarse entre la multitud.

Lectura recomendada → aprende qué es un dominio en nuestro blog. 



2. Historia del DNS 


Paul Mockapetris propuso por primera vez el sistema de nombres de dominio (DNS) en 1983. El primer servidor DNS se puso en línea ese mismo año. Los primeros días de Internet fueron una época de rápido crecimiento e innovación. El sistema de nombres de dominio facilitó a los usuarios el acceso a las páginas web. 


A lo largo de los años, el DNS ha seguido evolucionando con nuevas funciones y capacidades. En la actualidad, miles de millones de personas de todo el mundo utilizan el DNS para acceder a millones de páginas web y para registrar nombres de dominio. 



3. Para qué sirve el DNS 


El DNS se utiliza para muchos fines:


  • Nombrar páginas web: en lugar de escribir una cadena de números, basta con escribir el nombre de la página web.

  • Encontrar direcciones: averigua la dirección IP de la página web que quieres visitar.

  • Repartir el trabajo: ayuda a equilibrar la carga de trabajo al permitir que varios servidores usen el mismo nombre.

  • Acelerar los procesos: los navegadores pueden recordar (almacenar en caché) estas traducciones para que las futuras visitas sean más rápidas.

  • Organizar Internet: organiza las páginas web en diferentes dominios de nivel superior y subdominios



dominios de nivel superior


4. Por qué es importante el DNS 


El sistema de nombres de dominio es fundamental para garantizar que Internet sea accesible para todo el mundo. Al convertir nombres de páginas web legibles para el ser humano en direcciones IP legibles para las computadoras, el DNS nos facilita a todos la búsqueda y el acceso a las páginas web de nuestra elección. 


El DNS también desempeña un papel importante en la seguridad de la red. Funciona como una especie de guía telefónica, convirtiendo los nombres de sitios web en direcciones IP. Esto ayuda a que los servidores compartan la información sobre qué sitios están registrados, lo que distribuye la carga entre ellos. Al hacer esto, se asegura de que las redes funcionen sin problemas y de manera segura.


Además, el caché DNS puede mejorar el rendimiento de una página web al permitir a los navegadores almacenar registros (las páginas y acciones que los usuarios realizan en una página web) para su uso posterior. Esto acorta los tiempos de carga de las páginas web más visitadas. 


El caché funciona así → si visitas una página web con frecuencia, su historial se almacena en caché. Luego, cuando vuelvas a la página, verás la versión guardada de la página, en lugar de una recargada. Esto ahorra tiempo y espacio de almacenamiento en el servidor y ayuda a que las páginas web se carguen más rápido en general. 



5. Cómo funciona el DNS 


Cuando tu navegador no puede encontrar la información de la dirección que necesita en su caché, realiza una consulta DNS. Para ello, tu navegador envía peticiones a los servidores DNS. La búsqueda DNS es el proceso por el cual tu navegador intenta encontrar la dirección IP de la página web que has introducido. Este es el proceso:


  1. Escribes la dirección de la página web en tu navegador.

  2. Tu navegador envía una solicitud a un tipo especial de servidor llamado solucionador DNS para encontrar la dirección IP de la página.

  3. El solucionador DNS pregunta a un servidor raíz de nombres DNS bajo qué dominio de nivel superior se puede encontrar la información de la página web. (.com, .net, .es, etc.). 

  4. Luego, el solucionador DNS pregunta al servidor de nombres TLD (.com, .net, etc.) cuál es la dirección IP del servidor de nombres, que tiene la información de la página web.

  5. El servidor de nombres de dominio autoritativo responde con la dirección IP de la página web.

  6. Ahora, el solucionador DNS te devuelve la dirección IP.

  7. Tu navegador usa esa dirección IP para pedir los archivos de la página web directamente al servidor donde está alojada la página.

  8. Finalmente, los archivos de la página se envían a tu navegador y se muestra la página web en tu pantalla.



6. Qué son los servidores DNS 



Varios operadores en todo el mundo administran los servidores DNS, una parte crucial de la infraestructura de Internet. La disponibilidad de un servidor DNS confiable es fundamental para que los usuarios puedan acceder a sitios web sin problemas. Cuando cargas una página web, intervienen cuatro servidores DNS:


  • Solucionador DNS: este es el primero en recibir tu solicitud cuando ingresas una dirección en tu navegador. El solucionador genera varias consultas para encontrar la dirección IP correspondiente al nombre de dominio que solicitaste.

  • Servidor raíz de nombres: luego, la consulta llega al servidor raíz, que traduce el nombre de dominio en una dirección IP y determina el tipo de dominio al que pertenece la página web (como .com, .net, etc.).

  • Servidor de nombres TLD (dominio de nivel superior): después, la solicitud se dirige al servidor TLD, que consulta el dominio de nivel superior (operado por registradores de dominios como .com, .net, etc.) para obtener más información sobre el dominio específico.

  • Servidor de nombres autoritativo: por último, la consulta llega al servidor de nombres autoritativo, que tiene la autoridad sobre el dominio solicitado. Este servidor devuelve la dirección IP asociada con el nombre de dominio solicitado al solucionador DNS, permitiendo que tu navegador acceda al sitio web.


Qué es la ICANN →  la ICANN (Corporación para la Asignación de Nombres y Números en Internet) supervisa el registro de dominios. Esta organización asigna direcciones IP, acredita a los registradores de dominios, mantiene una base de datos central de nombres de dominio y direcciones IP asociadas, y aprueba nuevas extensiones de dominio. 



7. Tipos de consultas DNS


En general, la consulta DNS es la petición que se envía a un solucionador DNS para ser respondida. El solucionador DNS, por su parte, acepta y procesa la consulta DNS.


Normalmente, una búsqueda DNS contiene tres tipos diferentes de consultas DNS. A menudo, los distintos tipos se combinan para poder encontrar más rápidamente la dirección IP de una página web. 


Una consulta DNS funciona más rápido si la información de la dirección ya está en tu caché, es decir, almacenada en tu navegador. En este caso, se denomina consulta iterativa o no recursiva. El objetivo es ahorrar ancho de banda y hacer que los servidores estén menos ocupados. 


En la consulta recursiva, el solucionador solicita recibir la información de la dirección del servidor DNS o un mensaje de error si no puede encontrarla. 


En una consulta iterativa, en cambio, el servidor DNS solo devuelve al solucionador la mejor información disponible. Si se necesita información adicional, el solucionador puede realizar más consultas iterativas a otros servidores DNS. De este modo, el DNS puede utilizarse de forma más eficiente.



8. Diferencia entre el servidor DNS autoritativo y el solucionador DNS recursivo


Los servidores DNS se dividen principalmente en servidores DNS recursivos y autoritativos. Pero, ¿en qué se diferencian? 


Un solucionador DNS recursivo es un servidor que se contacta con otros servidores DNS para obtener la respuesta a una consulta. Si el servidor DNS solicitado no conoce la respuesta, consulta a otros servidores hasta encontrar uno que la conozca. Este tipo de servidor lo suelen utilizar usuarios privados y pequeñas empresas. 


Un servidor DNS autoritativo es un servidor que responde a las consultas DNS. En él se almacenan las direcciones IP de las páginas web, y traduce los nombres a direcciones IP. A continuación, envía la respuesta a la computadora del usuario, que procede a abrir la página web en el navegador. Este tipo de servidor lo suelen utilizar grandes organizaciones y proveedores de Internet. 


Entonces, para resumir, en consultas recursivas, el solucionador de DNS asume toda la responsabilidad de obtener la información, mientras que en consultas iterativas, la responsabilidad se comparte entre el solucionador y los servidores DNS.



Conclusión


En este artículo, exploramos el complejo mundo del sistema de nombres de dominio (DNS): el punto de conexión entre los nombres de dominio y las direcciones IP.

El DNS es una pieza clave de la infraestructura de Internet. Entender cómo funciona te dará una mejor comprensión de cómo funciona Internet en general y todo lo que hay detrás de un nombre de dominio.


Por ejemplo, tu nombre de dominio puede ser www.tunombreyapellido.com, pero para que las máquinas puedan entenderlo, el DNS tiene que traducirlo a una dirección IP como 142.250.189.142. Sin el DNS, tendríamos que recordar las direcciones IP de todas las páginas web que queremos visitar.


También vimos que existen solucionadores DNS recursivos y servidores DNS autoritativos. El solucionador DNS recursivo es como un bibliotecario que busca un libro en la biblioteca preguntando a otros colegas bibliotecarios. El servidor DNS autoritativo, por su parte, sería como la estantería donde se encuentra el libro. Es decir, contiene la información real (las direcciones IP) de los nombres de dominio, mientras que el bibliotecario (el solucionador DNS recursivo) tiene que buscar la información preguntando a otros servidores DNS.


Si aún no cuentas con un dominio para tu web, te recomendamos leer nuestra guía sobre cómo comprar un dominio web.


¡Esperamos que esta información te haya servido para ampliar tus conocimientos sobre la red informática!

¿Te resultó útil este artículo?

bottom of page