Qué es la Tasa de Rebote (Bounce Rate) y Cómo Mejorarla



Todos queremos un poco de atención de vez en cuando, ¿no es cierto?, incluso nuestras páginas web. A diferencia de los seres humanos que podemos interactuar y saber si alguien nos está poniendo atención, la única manera de saber si nuestros usuarios le están dando la atención que merece nuestra web, es midiendo la tasa de rebote (también conocida como bounce rate en inglés, o porcentaje de rebote).


Durante el proceso de crear una página web, hay muchos elementos que se pueden incluir en la planeación para mejorar la tasa de rebote, lo que significa que tus visitantes van a pasar más tiempo en tu sitio, y todo el trabajo que le has invertido rendirá frutos más rápido.


En este artículo te enseñaremos qué es bounce rate, cómo medir tu porcentaje de rebote, por qué es importante mejorar tu tasa de rebote y cómo hacerlo.



¿Qué es la tasa de rebote (bounce rate)?


Google define la tasa de rebote como el porcentaje de usuarios que solo vieron una página dentro de tu sitio. En otras palabras, si un usuario llega a tu sitio web, ve solamente una página sin hacer clic en ningún botón ni navegar a otro lugar, se considera que “rebotó''. Si se suma todos esos usuarios, y se divide entre el número total de visitantes, se obtiene la tasa de rebote. Por lo tanto, una tasa de rebote mayor significa que más visitantes están abandonando tu sitio web después de ver una sola página y no están interactuando.


Hay muchas razones por las cuales los usuarios no interactúan con una web, siendo el diseño uno de las más básicas: si una página web no se ve suficientemente confiable o profesional, los usuarios prefieren irse a otro lado. Es por esto que estar enterado de buenas prácticas de diseño web es tan importante.


La tasa de rebote o bounce rate hablan también de cómo están funcionando tus campañas publicitarias. Es posible que estés consiguiendo muchos clics con diferentes esfuerzos de marketing, pero que no sean de la gente adecuada porque las palabras clave que estás usando no son las óptimas, y por eso salen rápidamente de tu web.



¿Cómo medir la tasa de rebote?


Hay diferentes herramientas para poder medir la tasa de rebote, si creaste tu página con Wix, puedes utilizar Wix Analytics para entender esta y otras métricas importantes sobre tu sitio. Para agregar la tasa de rebote a tu panel primario, simplemente haz clic en 'Personalizar' en el panel de 'Analíticas', agrega la tasa de rebote y listo. Podrás ver la tasa de rebote en el tiempo y analizar si algún cambio que hiciste se vio reflejado en cuánto tiempo pasan los usuarios en tu web.





También puedes usar Google Analytics para entender tu bounce rate. En el lado izquierdo de la pantalla principal haz clic en 'Comportamiento' (Behavior), y después en 'Visión General' (Overview). Puedes también ir a 'Contenido del Sitio' (Site Content) para ver información más detallada.





¿Por qué es importante la tasa de rebote?


El porcentaje de rebote es un indicador crucial para medir el éxito de tu página web. Si los visitantes se salen rápidamente, tu página está recibiendo menos atención y será más difícil que cumplas tus metas de negocios.


Solo tú sabes cuáles son tus objetivos, si tu página web es informativa o es un blog, quizás una tasa de rebote alta no sea tan preocupante, pero si lo que quieres es convertir visitantes en clientes o cerrar ventas, es importante que mantengas a tus usuarios entretenidos y los dirijas a los lugares correctos. Lee más sobre cómo dirigir a los visitantes a los lugares correctos dentro de tu página web por medio de CTAs (llamados de atención).


Otra razón por la que es importante tener una tasa de rebote sana, es por el impacto que tiene en tu SEO. Una tasa de rebote más alta de lo normal le puede indicar a Google que tu sitio no es el mejor resultados, y por lo tanto puedes aparecer más abajo de lo que quieres cuando alguien busca algo relacionado a tu web.



¿Cuál es una tasa de rebote aceptable?


Seguramente te estarás preguntando cuál es una tasa de rebote aceptable. Desafortunadamente no hay una respuesta a esta pregunta ya que cada industria y cada página son distintas.


Como lo mencionamos anteriormente, mucho depende de la intención de tu web. Por ejemplo, una tienda online donde los visitantes navegan por el catálogo de productos debe de tener un porcentaje de rebote menor que un blog donde los usuarios leen artículos.


Otro indicador a considerar es el dispositivo del que te visitan. Normalmente los usuarios hacen menos clics si están en su móvil que si están en su computadora, por lo que entender el comportamiento de tus usuarios es muy importante. De hecho, un estudio realizado por Custom Media Labs afirma que el bounce rate en celulares es 16% mayor que en computadoras.


Te recomendamos que busques comparativos de sitios similares al tuyo en tu buscador preferido para poder tener un punto de referencia realista.



¿Cómo mejorar la tasa de rebote?


Ahora que ya entiendes qué es ese porcentaje que ves en las herramientas de analíticas web, es hora de aprender a usarlo a tu favor.


Un factor importante que afecta la tasa de rebote es cuando un usuario entra a tu sitio y éste no carga (nosotros los usuarios tenemos muy poca paciencia cuando navegamos en Internet). Revisa el tiempo de carga de tu sitio en la herramienta PageSpeed Insights de Google, si el tiempo es mayor a lo que quisieras, optimiza tu web quitando imágenes muy pesadas o tratando de minimizar el número de tipografías que usas en tu web.





Otra estrategia para mejorar tu porcentaje de rebote es analizar el flujo por el que van los usuarios al navegar en tu sitio web. Revisa que existan los botones adecuados y que estén posicionados en los lugares correctos, y asegúrate de que exista un CTA para cada acción que quieres que tus usuarios realicen. Puedes pedirle a algún amigo o familiar que use tu web frente a ti para entender dónde hacen clic y por qué. (Por cierto, a esto le llamamos Experiencia de Usuario o UX).


Finalmente, otra razón por la que puedes tener una tasa de rebote más alta que la deseada es porque tus visitantes entran a tu página por las razones erróneas. Asegúrate de que tus materiales de marketing estén alineados con tu producto y que las palabras clave que usas cuando lanzas campañas sean las adecuadas.





Publicado por Tere Metta

Growth Marketing Specialist & Blogger - Español

es03.png