¡Marca el tono! La guía para elegir el mejor esquema de color para tu página web


La mayoría de la gente tiene un color favorito. Seguro que tú también y, de hecho, no nos extrañaría que hayas tomado el color que más te gusta como base para el esquema de colores de tu página web. Sin embargo, elegir un aspecto tan importante de tu presencia online basándose sólo en una preferencia personal podría no ser la mejor idea. ¿Representa ese color tu marca? ¿Cómo se siente tu público al respecto? ¿Qué otros tonos combinan con tu color favorito?

Resulta que elegir el esquema de colores de tu página web puede ser un tema complicado, y es que su impacto irá más allá de hacer que tu web se vea bien. Desde la primera impresión que se llevan tus visitantes hasta la manera en que interactúan tus fotos con cada elemento de tu página, hay muchas cosas que tomar en cuenta. Para hacerte ese proceso más fácil, hemos reunido aquí los pasos que debes seguir a la hora de elegir un esquema de color para tu página web:


Entiende la psicología del color


No es ningún secreto que los colores y los sentimientos están estrechamente relacionados. Ya lo dijo Picasso: “Los colores, como las facciones de la cara, siguen los cambios de las emociones”. Seguramente ya habías oído hablar de esto pero no sabes bien cómo aplicarlo en la práctica.

La psicología de los colores es todo un mundo y por ello debes dedicar algo de tiempo a investigar sobre el tema. Para ayudarte con esto,  aquí te pasamos una pequeña pero concreta lista de emociones que evocan los colores más comunes:

  • Blanco –  pureza, simplicidad, eficiencia

  • Negro –  eficiencia, sofisticación, seguridad

  • Amarillo –  optimismo, felicidad, creatividad

  • Rojo –  valor, calidez, emoción

  • Azul –  serenidad, tranquilidad, confianza

  • Verde – armonía, tranquilidad, equilibrio


Concéntrate en tu trabajo


No hay duda de que las fotos son el núcleo de tu comunicación visual y por ello debes pensar muy bien en la combinación de colores a la hora de agregar imágenes a tu página web. Escoge algunas de tus imágenes y agrúpalas según paletas de colores. Trata de hallar hasta cinco tonos por foto y mantén el mismo número para todas ellas.

Esta práctica te va a ayudar a comprender la manera en que la gente percibe tu web y tu marca. Hoy puedes crear fácilmente tus propias paletas de colores con herramientas gratuitas online como Canva.


Foto tomada por el usuario de Wix Kryptic Frames Photography

Mira lo que están haciendo los demás


Ahora que ya tienes una idea más clara de la identidad visual de tu página web, es hora de profundizar. ¿Qué esquemas de color utilizan otras páginas web similares a la tuya? Muy a menudo, se repite el mismo patrón en páginas del mismo estilo o rubro.

Un ejemplo: la mayoría de las páginas web de fotografía de bodas usan colores cálidos y suaves junto a, obviamente, una gran cantidad de blanco. Mientras que los blogs de moda urbana suelen usar colores más oscuros. ¿Por qué es así? La razón detrás de esta homogeneidad dentro de los géneros es el hecho de que se dirigen a un público específico que se siente atraído por ciertas identidades visuales. A pesar de esto, siempre hay algunas marcas que quieren resaltar alejándose de la pauta.


Contempla siempre la fotografía completa


El paso final de tu investigación tiene que estar dedicado a las últimas tendencias de diseño web. Si bien estas no suelen centrarse en profundidad en los esquemas de color, la comprensión de las mismas es clave para implementar tus tonos de la mejor manera posible.

Si tomamos a 2018 como ejemplo, la mayoría de las páginas se inclinan por un enfoque minimalista. No estamos diciendo que tienes que seguir esa tendencia pero sí que te puede ayudar para evitar crear una composición de color que tus visitantes consideren desactualizada.


Haz que tu marca coincida con tus mensaje


Más allá de las imágenes que adornan tu web, el logotipo que elijas será el elemento visual principal con el que las personas identificarán tu trabajo. Si aún no lo tienes, ponte las pilas y crea un logo para tu negocio tan pronto como te sea posible. Puedes hacerlo con el creador de logos de Wix. Si lo haces, asegúrate de tomar las decisiones correctas basándote, entre otras cosas, en la psicología del color.

Para crear una marca sólida, el esquema de colores de tu página web y tu logotipo deberían estar alineados. Esto no significa que uses exactamente los mismos colores para todo pero sí es cierto que deberían tener similitudes o al menos complementarse entre sí.



Experimenta


Ahora que ya has hecho toda la investigación necesaria, es momento de divertirse y poner la teoría en práctica. Hay una gran cantidad de herramientas online que te pueden ayudar -y mucho- a elegir el mejor esquema de color para tu página web. Algunas de estas herramientas  son Coolors.co, Adobe Color CC y ColourCode. Todas ofrecen distintas funciones y opciones para explorar esquemas de color, algo que te ayudará para ver cuál se ajusta mejor a tus necesidades.

Durante este proceso, tendrías que hallar no más de dos colores dominantes y uno o dos colores de acento extra. A pesar de los adjetivos que usamos para describir cada tipo de color, ninguno de ellos debería eclipsar al resto. Deben funcionar juntos, ya sea complementándose o contrastando entre sí.


Encuentra tu color dominante


Este es el color con el que quieres que la gente recuerde a tu marca. Esto significa que debe coincidir con el color principal de tu logo, de tus materiales de marketing y de tus publicaciones en las redes sociales. Un ejemplo: el amarillo de Nikon y el rojo de Canon. Si miras sus páginas web, verás cómo sus logos y sus webs comparten esta característica clave.

En lo que se refiere a tu página web, este color debe usarse para dirigir la atención de tus visitantes. Para ello, debes limitar su uso a botones o llamados a la acción específicos. Esto definirá claramente el camino que deseas que las personas sigan cuando visitan tu web. Y, gracias a esta decisión, mejorarás la experiencia general del usuario.


Destaca algunos puntos


Los colores de acento tienen dos funciones principales: hacer que tu página web sea más interesante y llevar la atención de los visitantes a un segundo nivel de acciones. El primero es bien claro: una página web con un único color puede ser bastante aburrida. Si lo que quieres es un aspecto minimalista y limpio, puedes usar diferentes tonos de tu color dominante como colores de acento.

Por otra parte, estos colores te permitirán resaltar el tipo de contenido que no requiere acción inmediata y con el que quieres que interactúen los visitantes. Subtítulos, menús, cuadros de información, líneas de fondo y más.




Busca el equilibrio


Una vez elegido el esquema de colores para tu página web, debes implementarlo. Para lograr los mejores resultados, sigue la famosa regla 60-30-10, que aplicada al diseño web, se traduce así: el 60% de la página debe ser espacio negativo, el 30% tiene que tener tu color dominante y el 10% fina tu color de acento.

Antes de hacer clic en el botón Publicar y compartir tu obra, echa un último vistazo general y piensa si debes mejorar algún aspecto. ¿Cómo interactúa el esquema de colores con las imágenes que se muestran en tu página? ¿El diseño elegido realmente representa tu marca? Quizás quieras pedir una segunda opinión de alguien cercano a ti y o de un colega profesional.(Cuatro ojos ven mejor que dos…) Cuando estés completamente satisfecho con el resultado, publica tu web y comparte tus colores con el mundo entero.

¡Pon en práctica todos estos consejos y crea hoy tu propia página web con Wix!


Publicado por Equipo Wix



#ConsejosdeDiseñoWeb #CreatuPáginaWebconWix #EsquemadeColor

es03.png