10 Métodos para presentarte por correo electrónico y obtener una respuesta



Enviar correos electrónicos de presentación a potenciales clientes, empleados o colaboradores es uno de los grandes desafíos profesionales de la era digital. Nuestras bandejas de entrada están inundadas de emails. Dependiendo de la industria o de la posición, atender a todos los corros podría ocupar la mayor parte de la jornada laboral. ¡No es de extrañar que tantos profesionales no abran los correos electrónicos de remitentes desconocidos, y mucho menos responden a ellos! Por ello es importante dominar la estrategia para convertir esos correos fríos e incómodos en conexiones profesionales fructíferas.


La mayoría de las tareas a las que se enfrentan los profesionales del marketing digital son nuevas y no tienen nada que ver con lo que ocurría hace 20 años. Hoy puedes crear una página web por ti mismo y usar las redes sociales para promocionar tus servicios o productos. Teniendo esto claro, el reto es aprender a presentarte con un correo electrónico. Esto es un fenómeno reciente, sin embargo las habilidades de redacción han existido siempre. Se trata de establecer una conexión humana y presentar una situación de mutuo beneficio.


Esto nada tiene que ver con los correos electrónicos que intercambias con tus amigos o familiares, cabe aclarar. En el plano profesional, para iniciar una conversación real tienes que basarla en una estrategia antes de hacer clic en "enviar". Aquí te mostraremos algunos consejos de expertos para presentarte en correo electrónico.



01. Empieza con un asunto irresistible


Vamos a decir la verdad: cuando ves un correo electrónico de un desconocido con un asunto que dice algo así como "¡Una oportunidad que no te puedes perder!" ¿Cuánto tiempo te lleva marcar ese correo como no deseado? En ese sentido, tu línea de asunto del mensaje es quizás el elemento más importante. Piensa en ello como una contraseña secreta para una fiesta realmente increíble. Si solo dices las palabras correctas en la entrada, tienes un pie adentro.


Tu primer desafío es dejar en claro que no eres un “spammer”. Dado que es muy probable que el destinatario no conozca tu nombre, el asunto debe tener un idioma personalizado que te diferencie de las campañas de correo electrónico masivas. Aléjate de los anunciantes comunes y pon referencias reales. Escribe con mayúscula sólo la primera palabra de la oración. Unos ejemplos son:


"Hola [nombre]. Me gustaría charlar sobre [empresa/trabajo/tema]”

“Una pregunta sobre [empresa]”

"Re: su [artículo/post/entrevista] sobre [tema]"


Para crear una buena línea de asunto, te planteamos el siguiente experimento: durante los próximos tres días, presta atención a tu bandeja de entrada y presta atención a las líneas de asunto te gustaron y las que no le molestaron. Trata de encontrar allí los patrones de lo que te atrajo y por qué.





02. Aplica frases estratégicas en las primeras líneas


¡Felicitaciones! El asunto que usaste para tu mail es tan buena que lo abrieron. Bueno, ahora viene la segunda etapa, en la que debes asegurarte de obtener una respuesta. El primer par de oraciones de tu correo electrónico determinará si eso sucede- En ese sentido, debes abordarlas de forma estratégica.

La meta es explicar de forma breve y clara al destinatario por qué te comunicas con los destinatarios y qué hay en juego para ellos y para ti. Indica brevemente lo que tienes para ofrecer:


"Me dirijo a usted para sugerirle una posible colaboración. [detalles]”.

"Encontré su proyecto acerca de [tema] y pensé que le interesaría nuestro trabajo en [tema]. [detalles]”.

“Entiendo que su compañía podría estar buscando un [puesto] y quería presentarme mi candidatura. [detalles]”.


Si tienes las posibilidad de mencionar una conexión con el destinatario, este es el lugar para hacerlo:


"Escuché de su compañía a través de mi colega [nombre]".

"[Nombre] de [compañía] me recomendó que me pusiera en contacto con usted".



03. Demuestra que has investigado


Cuando envías un correo electrónico a desconocidos y quieres llamar la atención, debes demostrar que tu interés en lo que hacen es algo genuino. No se trata simplemente de enviar un correo electrónico para vender o promocionar cualquier cosa sino algo que les interese porque crees que puede ser ideal para ellos. Esto requiere que te familiarices con lo que hacen, de forma individual o en sus empresas. Esto debe quedar bien plasmado en el correo electrónico.


En este contexto, la sutileza es muy importante porque no quieres sonar como un fanático entusiasta sino como alguien interesado y para nada desesperado. Aquí te pasamos un par de ejemplos útiles:


"Sigo a su compañía en Twitter y me entusiasmó saber que [...]"

"Realmente me gusta su trabajo reciente en [...] y creo que tenemos algunos intereses en común".

"Con el enfoque de su empresa en [...], creo que nuestra plataforma le resultará útil en su trabajo en [...]".



04. Muéstrate convincente, pero no intentes vender


Haz todo lo posible para que tu correo electrónico no se presente como un argumento de venta, incluso si de hecho contiene uno. Escribe como un ser humano, no como un spammer robótico. Recuerda que al otro lado de la pantalla hay otra persona que no está interesada en un párrafo de marketing genérico. En lugar de un anuncio, envía una introducción con fundamento, por ejemplo:


“Mi empresa ofrece servicios de marketing digital para músicos y bandas independientes. Ayudamos a nuestros clientes a promocionar su música online y a llegar a audiencias más amplias".


Ese tono profesional y lleno de energía hará que tu receptor te preste atención y se interese.



05. Céntrate en lo que tienes para ofrecer


Si te basas en los dos puntos anteriores, verás que hay una manera de evitar el aire de "venta". Se trata de desviar un poco el enfoque de tu producto, empresa o servicio para centrarte tu colaboración sugerida con el receptor. Más simple: en vez de alardear, escribe sobre cómo lo que ofreces puede beneficiar al destinatario del correo electrónico:


"He trabajado como consultor de seguridad cibernética para una variedad de organizaciones, incluyendo [detalles]. Creo que puedo ofrecer información valiosa de [nombre de la empresa] sobre cómo proteger a su compañía y a sus clientes de ataques dañinos, y para hacerlo puedo trabajar con su equipo en la implementación de los pasos correctos".





06. Sé breve


Es posible que te tiente escribir un correo electrónico largo que muestre tu visión creativa y ciertos detalles de tu experiencia. No lo hagas. Has estado trabajando duro para para asegurarte de que el lector haga clic en tu correo electrónico y no querrás sobrecargarlo con un texto que nunca termina.


Te recomendamos que dividas tu correo electrónico en tres breves secciones:


Introducción (1-2 frases).

Oferta (2-3 frases).

Sugerencia para avanzar (1-2 oraciones) – ya te explicaremos más sobre esto.


Asegúrate de dividir cada sección en párrafos individuales para que el correo electrónico sea liviano y evite ser tedioso.



07. Ajusta tu tono al contexto


Los correos electrónicos de presentación tienen diferentes tipos y estilos. Si bien siempre hay que armarlos con respeto y cortesía, tu redacción puede cambiar de acuerdo con una serie de factores. En primer lugar, considera el contexto de la presentación. Si estás contactando a alguien con una oferta para realizar una demostración de tu servicio, lo que haces es un cortejo que tiene el objetivo de convertir a una persona en cliente. Si ofreces una colaboración con un artista en tu campo, buscas establecer una relación profesional entre pares. Y si te acercas a un perfil poderoso de tu industria con una oferta para trabajar con él, la idea final es tratar de reclutarlo para unirse a su equipo. Estas son diferentes situaciones sociales que requieren una postura un poco distinta.


Además de tu relación con el destinatario, el contexto puede diferir según los campos profesionales. Hay mercados que tienen diferentes códigos culturales. El tono y el vocabulario que apliques en tu correo electrónico debe corresponderse con lo que es común en el campo del destinatario. Imaginemos que eres un abogado y estás enviando un correo electrónico al propietario de una galería de arte sobre contratos de exhibición. Seguro no quieres escribir en jerga legal, ¿verdad? Para los profesionales que trabajan con clientes en una variedad de campos (diseñadores, consultores, etc.), esto es aún más importante. Ajuste el contenido de tu correo electrónico a la “cultura profesional” de cada destinatario.



08. Elige tus enlaces con atención


En un correo electrónico de presentación, todo aquello que distrae al destinatario es muy malo. Lo que quieres es que el lector se mantenga enfocado en el correo electrónico e intente enviarte una respuesta. El riesgo de agregar enlaces a tu correo electrónico es que invitas al destinatario a cambiar de opinión. Por otro lado, los enlaces a páginas web externas pueden demostrar cuánta experiencia y talento tienes y dejarle en claro al lector que te toma en serio lo que haces.


Como siempre, tenemos una solución para ti. Sólo sigue las pautas que aquí enumeramos:


  • Utiliza enlaces si necesitas remitir al destinatario a materiales adicionales imprescindibles que no puedas incluir en el correo electrónico: un porfolio de tu trabajo como fotógrafo profesional es un buen ejemplo de esto.

  • Si le estás pidiendo al destinatario que realice alguna tarea, como confirmar su asistencia a un evento o registrarse para una demostración, incluye un enlace directo a esa página.

  • Usa tu firma de correo electrónico para agregar enlaces a páginas útiles - no cruciales-. Incluye tu página web personal o tu perfil de Twitter.

  • No agregues más de un enlace en el texto del correo electrónico ni más de dos enlaces en tu firma.

  • Usa servicios de acortamiento de enlaces como Bitly si tus links son muy largos o confusos.



09. Sé claro sobre el siguiente paso


Ya has hecho un gran trabajo. Has abierto tu correo electrónico e incluso lo has leído. Pero el objetivo final sigue siendo: “¿Me responderá?”. La pregunta que debes hacerte es si tu mensaje consiguió llamar la atención. Para llevar la conversación a otro nivel, tu correo electrónico debe ser muy claro sobre cómo será el próximo paso en la conversación.


El mensaje tiene que incluir una llamada a la acción (CTA) que motive al destinatario a hacer algo. Mientras que el CTA les invita a hacer el siguiente movimiento, tú eres quien establece los términos. No confundas a los destinatarios con demasiadas opciones. Elige una acción que priorice lo que necesitas que hagan y diríjelos en esa dirección:


"Me encantaría continuar la conversación con una llamada telefónica rápida. ¿Cuándo sería un buen momento para usted?

"Aún tenemos espacios disponibles para nuestro seminario web de la próxima semana y nos encantaría que pudiera participar. Puedes confirmar tu asistencia aquí mismo ".

“Preparé este demo de 30 segundos para usted. Échele un vistazo y hágame saber cómo le gustaría continuar ".





10. Cierra el mensaje como un profesional amigable


Ya estamos en el final. Lo que queda es un gran cierre. La regla de oro sobre la redacción específica de tu industria se aplica también aquí aunque hay algunas pautas que pueden aplicarse de manera más amplia. "Suyo/Tuyo" suena demasiado personal mientras que "Sinceramente" es demasiado frío y estructurado. Tienes que encontrar algo entre estos dos polos. Algunas buenas opciones son "Lo mejor", "Gracias", "Saludos" o "Saludos cordiales". Fíjate cómo todos estos cierres usan una versión abreviada y más coloquial. No hace falta escribir "Todo lo mejor".


Sí sería bueno firmar con un amistoso recordatorio con el que dar a entender que quieres continuar con esta conversación. Algo así como:


"Espero su respuesta.


Gracias,

Nombre"


¿Estás preparado para construir tu presencia online? ¡Crea una página web con Wix!



Publicado por Equipo Wix




#Emailmarketing #ConsejosParaPYMES #ComunicaciónEfectiva

es03.png