Cómo crear una estrategia de contenido para tu negocio



No puedes evitarlo, el contenido está por todas partes. Nos inundan con contenido online, en las redes sociales e incluso a través de los auriculares. Destacar dentro de este océano interminable de información puede parecer imposible, pero con una estrategia de contenido efectiva es posible diferenciarte de todo el ruido y llegar a las personas adecuadas.

Una vez que hayas creado tu propia página web, es un buen momento para implementar una nueva estrategia de contenido o actualizar la existente. Tanto si acabas de empezar tu negocio, como si deseas renovar tus esfuerzos ya existentes en contenido de marketing, nunca es tarde para examinar a fondo tu estrategia y hacerla más eficiente.

En este artículo hablaremos de los aspectos básicos del desarrollo de una estrategia de contenido, incluidos los distintos tipos que te puede interesar probar, así como los pasos a seguir para arrancar la tuya.


¿Qué es una estrategia de contenido?

Antes de sumergirte en la tarea de crear una estrategia de contenido, es importante que definamos de qué se trata exactamente.

Una estrategia de contenido identifica qué tipo de medios debe usar tu negocio para llegar a su mercado objetivo. También delinea un plan calculado para crear y distribuir este contenido, que puede ser cualquier cosa, desde las imágenes o videos que publicas en Facebook e Instagram, hasta las entradas del blog o un e-book. Se trata de un elemento clave de tu estrategia de marketing global, ya que el contenido es lo que te permite consolidar la voz y la identidad de tu marca a la hora de comunicarte con tu audiencia.

Todo el contenido que publicas tiene un propósito. Este debería definirse en función de los objetivos de tu negocio, de modo que todas las partes del contenido funcionen conjuntamente para acercarte al logro de dichos objetivos.


¿Por qué necesitas una estrategia de contenido?

Una estrategia de contenido definirá aún más tus objetivos de marketing y te ayudará a alcanzarlos. Disponer de una estrategia clara para tu contenido de marketing te ayudará (a ti o a tu equipo de marketing) a trabajar de forma más eficaz, creando tareas claras para la creación y la publicación de contenido, definiendo objetivos y monitorizando el progreso de tu negocio.

Mediante una estrategia proactiva con tus esfuerzos de marketing, empezarás a comprender qué técnicas funcionan y cuáles no para tu negocio. Por ejemplo, podrás distinguir qué canales de marketing son los más efectivos o qué temas involucran en mayor medida a tu audiencia objetivo.


¿Qué puedes lograr con una estrategia de contenido?


La estrategia de contenido de un negocio variará en función de sus objetivos de marketing. A continuación enumeramos algunos aspectos que cualquier negocio puede lograr con un buen plan de contenido:

Crear conciencia de marca


Este es uno de los objetivos más importantes, especialmente si acabas de empezar tu negocio. Antes de que empieces a vender, tus clientes deben saber quién eres. La conciencia de marca se logra con frecuencia en los canales sociales, por lo que parte de tu estrategia de marca debería centrarse en crear un calendario detallado para las redes sociales, con contenido que genere interés, que fomente la participación y que mejore la visibilidad de tu marca.



Una mujer creando una estrategia de contenido


Dirigir el tráfico a tu página web


Uno de los objetivos de tu negocio debería ser dirigir tráfico a tu página web, y un contenido convincente puede ayudarte a lograrlo. En tu estrategia de contenido, puede significar crear un blog con actualizaciones regulares y entradas bien escritas. Cada entrada puede optimizarse con palabras clave específicas y otros elementos que te ayuden a mejorar el SEO, u optimización para motores de búsqueda, para que las entradas de tu blog aparezcan en primer lugar en las búsquedas de Google para los temas relevantes.



Convertir clientes potenciales


Una vez que tu estrategia de contenido demuestre su eficacia a la hora de dirigir tráfico a tu página web y a los canales sociales, el siguiente objetivo que querrás alcanzar es la conversión de clientes potenciales en clientes reales. Muy resumidamente, las maneras de conseguirlo son incluyendo llamadas a la acción en tu contenido, u ofreciendo a tus clientes potenciales contenido regular (como un boletín informativo) que los convierta en clientes habituales. Por ejemplo, un boletín informativo semanal es una buena forma de mantener a tus clientes potenciales actualizados e involucrados con tu negocio.



Tipos de contenido de marketing


El término “contenido” abarca una gran variedad de tipos de medios, redes y plataformas. Como de la noche a la mañana van surgiendo nuevos canales, puede resultar complicado saber qué tipo de marketing va a atraer a los clientes hacia tu marca. A continuación encontrarás las formas más comunes de ideas de contenido utilizadas por pequeños negocios:

Publicaciones en redes sociales


Existen varias redes sociales que han demostrado ser efectivas para la publicidad online, pero eso no significa que tu negocio deba estar en todas ellas. Considera dónde quieres llegar a tu mercado objetivo más efectivamente y selecciona algunos canales para publicar regularmente en ellos. A continuación, optimiza tu contenido en función de los tipos de medios con los que tu audiencia se involucra más, como imágenes, videos, texto o publicaciones interactivas.



Tipos de contenido: Entradas en redes sociales


Entradas del blog


Las entradas del blog se pueden usar para ofrecer un valor adicional a tus clientes en forma de guías, información sobre tus servicios o resaltando cómo otros clientes usaron tu producto. Crear un blog establecerá tu presencia online y, además, cuanto más publiques, más te consolidarás como un experto en tu nicho.

Videos


Los videos, ya sean tutoriales o promocionales, te dan la oportunidad de hablar directamente con tus clientes. Al revelar un lado más personal de tu negocio, el contenido de video tiene el potencial de ser sumamente atractivo y compartible. Puedes usarlos para demostrar cómo se usa tu producto, presentar a tu equipo, destacar casos prácticos o crear campañas publicitarias inteligentes. Si el contenido de video funciona para tu estrategia, considera empezar un canal de YouTube para tu negocio y crear un webinar que atraiga a nuevos clientes.

Podcasts


Los podcasts han ganado enormemente en popularidad en los últimos años, pero está claro que siempre se anhelan nuevas voces. Un podcast puede cubrir una amplia variedad de temas, por lo que debes centrarte en uno que atraiga a tu audiencia y te permita seguir estableciendo tu propia autoridad dentro de tu industria.

Tipos de contenido: Podcast


Ebooks


Un ebook es una obra detallada de contenido escrito que funciona como un recurso de marketing de múltiples páginas para tu negocio. Al igual que los blogs, los e-books les ofrecen un valor adicional a tus clientes, al proporcionarles información útil, consejos prácticos, guías o conocimientos sobre tu negocio o tu industria.

Infografías


Con frecuencia, la gente no quiere dedicar tiempo a leer una entrada de blog o un e-book, sino que prefieren que se les sirva la información rápidamente en pequeñas porciones. Las infografías son una gran manera de resumir los conceptos clave de un contenido escrito más largo y con más datos en una representación visual concisa que, en consecuencia, será más compartible.

Casos prácticos


En un caso práctico, puedes compartir una historia de un cliente anterior que se benefició de tu negocio o producto. Este tipo de contenido ayuda a los clientes potenciales a entender mejor tu marca, a la vez que crea confianza. Los casos prácticos son muy versátiles y se pueden crear en distintos formatos, como entradas de blog, contenido en redes sociales o videos.

Email marketing


Los emails no solo son una parte crucial del marketing digital, sino también una buena manera de mostrar tu contenido a los clientes adecuados. El email marketing normalmente se utiliza para destacar el contenido en el que estuviste trabajando, mantener al día a los clientes, aumentar la conciencia y proporcionar contenido regularmente.

Cómo crear una estrategia de contenido


Vamos a desglosar el proceso de creación de una estrategia de contenido. Antes de que empieces a generar contenido, puede serte útil seguir estos pasos para no perder recursos valiosos con materiales que no tengan ningún propósito o valor.


Crear un plan de contenido desde cero puede parecer abrumador, pero vale la pena. Por eso mismo revisaremos los pasos uno a uno:


  1. Determinar tus objetivos

  2. Conocer a tu audiencia

  3. Examinar a la competencia

  4. Elegir tus canales

  5. Crear un calendario de contenido

  6. Medir y adaptar

01. Determinar tus objetivos


Cuando comienzas tu estrategia de contenido, te interesa que cada uno de los pasos te acerque más a tu objetivo final. Por lo tanto, lo lógico sería que tu primer plan de acción sea definir los objetivos SMART (específicos, medibles, alcanzables, realistas y temporales). Cada pieza de contenido debe tener un propósito específico y no debe publicarse solo como relleno o porque sí.


Además de los objetivos mencionados anteriormente (crear conciencia de marca, dirigir tráfico y convertir a clientes potenciales), es posible que tengas otros objetivos para tu negocio. Quizás quieras atraer a nuevos talentos, mejorar el servicio de atención al cliente o renovar la marca de tu empresa. Sea cual sea el objetivo, crea una estrategia de contenido específica para lograrlo.


También es importante mantener cierto nivel de flexibilidad con tus objetivos. A lo largo del proceso del contenido de marketing, puedes encontrarte con que tu objetivo final cambie. Por ejemplo, si acabas de empezar, la conciencia de marca puede ser tu objetivo, pero cuando esta comience a mejorar, quizás empieces a querer más clientes potenciales. A medida que tu negocio crezca y evolucione, tus objetivos relevantes deberían seguir guiando tus decisiones.

02. Conocer a tu audiencia


Una vez definido tu objetivo, el siguiente paso es realizar un estudio detallado. Si vas a producir contenido, te interesa asegurarte de que la audiencia prevista va a reaccionar a este.


Hazte preguntas sobre tu audiencia que te ayuden a encontrar respuestas, como:


  • ¿A quién quiero llegar con mi contenido?

  • ¿Qué le interesa a esa audiencia?

  • ¿Dónde se dirige esa audiencia para encontrar información?

  • ¿Cuáles son sus pain points o puntos de dolor?


Una vez que tengas las respuestas a algunas de estas preguntas, puedes empezar a desarrollar un comprador persona. Para ello, averigua información más detallada sobre tus clientes previstos, como de dónde son, su posición laboral y qué valoran. Si tu negocio ya está en marcha, sería buena idea empezar mirando las analíticas de Google de tu página web. Ahí encontrarás información sobre los intereses y la demografía de tu audiencia.


Si no dispones de Google Analytics, todavía puedes realizar tu estudio de otras maneras. Habla con la gente, envía encuestas y mira de qué están hablando los usuarios en canales como Facebook o Twitter. Durante tu estudio, quizás descubras que tu audiencia objetivo es distinta de la que inicialmente pensabas, por eso este paso es tan importante.



Cómo crear una estrategia de contenido: Conoce a tu audiencia

03. Examinar a la competencia


Otra parte esencial de tu estudio debería ser ver qué está haciendo la competencia con su contenido. Si tu competencia se posiciona mejor en los motores de búsqueda, mira cuáles son sus palabras clave e intenta averiguar de dónde procede su tráfico. Puedes usar SimilarWeb para recopilar datos y analizar las diferencias entre tu sitio y el suyo.


Sigue estudiando a la competencia poniéndote en la piel de uno de sus clientes. Realiza una compra, deja tus datos de contacto o incluso contacta con un miembro de su equipo para ver a qué tipo de contenido te ves expuesto durante el proceso. También puedes hacerlo mirando las reseñas y los testimonios online de sus clientes.


Mientras estés estudiando a la competencia, presta atención a cualquier laguna existente en el contenido disponible que puedas llenar. Quizás a tu principal competidor se le da muy bien publicar entradas de blog de gran calidad, pero no cuenta con una fuerte presencia en las redes sociales. Prestar atención a sus puntos débiles, además de a los fuertes, puede ayudarte a determinar qué vías te ofrecen una oportunidad al empezar tu estrategia de contenido.

04. Elegir tus canales


En este paso, debes delimitar el enfoque de tu contenido para tener una mejor idea de qué canales quieres usar.


Al empezar con una nueva estrategia de contenido, intenta no exigirte más de la cuenta a ti mismo o a tu equipo, pidiéndoles que estén activos en todos y cada uno de los canales. Desarrolla primero uno o dos canales que se vean prometedores y, a ser posible, que funcionen bien conjuntamente. Por ejemplo, un blog puede funcionar bien con una página de Facebook o Instagram, ya que se trata de espacios en los que puedes crear una audiencia y compartir tu contenido.


Tu presupuesto también puede determinar qué canales utilizar para distribuir tu contenido. La producción de video normalmente es mucho más costosa que la creación de otros tipos de contenido, como blogs o infografías. Empieza con las opciones más accesibles hasta que puedas permitirte escalar tus esfuerzos.

05. Crear un calendario de contenido


Es hora de pasar a la acción con tu estrategia. Al crear y distribuir el contenido, muchas personas se pondrán a publicar con entusiasmo contenido que les parece de buena calidad, sin tener en cuenta si este se ajusta a su estrategia. Aquí es donde un calendario de contenido resulta muy útil.


Después de elegir los canales en los que te vas a centrar, deberías sentarte con todos los miembros de tu equipo que participen en los esfuerzos de marketing del negocio para crear un calendario de contenido.


Crear un calendario editorial te ayudará a planear tu contenido para eventos importantes, como festividades, lanzamientos de productos o fechas específicas. También te ayuda a ser consistente en cómo y cuándo publicas el contenido. Con el tiempo, desarrollarás un ritmo del que tu audiencia se dará cuenta, y empezarán a esperar contenido de tu negocio.


Desarrollar un calendario editorial por adelantado también es una magnífica manera de planear tus recursos y asignar tareas a tu equipo. Especialmente si cuentas con un equipo reducido, puede que sea demasiado pedirles que creen contenido y lo publiquen en múltiples canales todos los días. Un calendario de contenido te permite administrar las expectativas y anticipar los recursos o herramientas adicionales que tu equipo pueda necesitar para completar una tarea.

06. Medir y adaptar


Cuando creas que has terminado tu estrategia de contenido y te parezca que tus esfuerzos están dando sus frutos, será la hora de examinar las analíticas web de cerca para ver cuál es el rendimiento real de tu contenido. Te interesa identificar las áreas que se puedan mejorar, monitorizar tu audiencia objetivo y decidir si necesitas replantearte tus objetivos.


Existen distintas maneras de medir la efectividad de tu estrategia de contenido. Echa un vistazo a métricas como la tasa de rebote, el tiempo en una página y otras, para ver cómo los visitantes interactúan con el contenido de tu página web. También puedes comprobar si tu demografía actual coincide con el comprador persona que creaste inicialmente.


Además de Google Analytics, plataformas como Facebook, YouTube e Instagram también tienen integradas analíticas para que puedas ver métricas como tus niveles de alcance y participación. No existe un número mágico que buscar pero, en función de cuáles sean tus objetivos, te interesará ver un crecimiento positivo en tus métricas o un ritmo estable.


Aparte de observar las cifras y las métricas para determinar el éxito de tu estrategia de contenido, también deberías hablar con tus clientes y escucharlos. Mira cómo interactúan con tu contenido en las redes sociales, escucha el feedback que te proporcionen en las reseñas, comentarios o preguntas en las entradas del blog. A menudo, los clientes te dirán exactamente qué les gusta y qué no, y como negocio, te interesa prestar atención.



Estrategia de contenido: Medir y adaptar





Publicado por Equipo Wix


es03.png